Ir a contenido

ARQUEOLOGÍA

Vídeo | Tarraco recupera su teatro romano

La primera fase de la restauración incorpora una discutida estructura metálica que permite entender la geometría del edificio

El Periódico

El Teatro Romano de Tarragona volverá a abrirse al público a partir de mayos, coincidiendo conla celebración del festival de recreación histórica Tarraco Viva, que se celebrará del 13 al 27 de mayo.  La directora del Museu Nacional Arqueològic de Tarragona (MNAT), Mónica Borrel, ha presentado hoy la primera fase de las obras de restauración y musealización del monumento, cuyas posteriores intervenciones está previsto que se completen en el año 2020.

Hasta ahora, las visitas estaban muy restringidas, pero el objetivo es convertir el teatro, en plena zona urbana, las termas de Sant Miquel y un ninfeo -zona de fuentes ornamentales- en un futuro Parque Arqueológico del Puerto de Tarraco que explique mejor el pasado romano de la parte baja de la ciudad y que incorpore, adenmás de los valores patrimoniales, espacios para actividades y espectáculos, jardines y un circuito deportivo.

La primera fase del proyecto que ya se ha culminado se ha concentrado en la zona de la 'cavea', la gradería, y ha puesto al descubierto edificios y estucturas previas a la construcción del teatro, datado en el siglo I después de Cristo, como una área comercial formada por 'tabernae' y el trazado de una calle que discurría en paralelo al muello del puerto romano. Las obras que se han realizado en el teatro, que han costado alrededor de un millón de euros, hacen visitable el monumento.

Réplica de la gradería 

La antigua grada (cavea) conserva parte de las cinco filas inferiores y, a partir de aquí, el arquitecto Toni Gironès ha replicado el aspecto que tenía el teatro con una estructura metálica transitable, con capacidad para 216 personas y que permite "quie el visitante comprenda la antigua geometría del teatro", aunque falten elementos importantes como la tercea 'cávea' o la 'scena'.

El director general de Patrimonio Cultural de la Generalitat, Jusèp Boya, ha definido estos trabajos como un proyecto "audaz" y ha elogiado que se trata de una "interpretación muy contemporánea" que permitirá "entender" mejor el monumento.

El Teatro tenía capacidad para 5.000 espectadores y estuvo en pleno apogeo durante un siglo en la zona portuaria de la antigua Tarraco, hasta que decayó por el empuje de otros espectáculos, como el circo y el anfiteatro, que también se conservan.

Operación criticada

La concejala de Patrimonio del Ayuntamiento de Tarragona, Begoña Floria, ha quitado hierro a las críticas que ha recibido la estructura y ha señalado que "son positivas" porque evidencian "que sentimos el patrimonio como algo muy nuestro". La concejala ha recordado que el monumento se salvó gracias a la "presión ciudadana" de "cuarenta años atrás" que impidió que se levantaran pisos encima.

De hecho, aún se conservan varias columnas de ese intento de construcción moderna y Floria ha anunciado la intención de "conservarlas" para "explicar mejor nuestra historia".

0 Comentarios
cargando