Ir a contenido

EFICIENCIA

La Eurocámara pone deberes a los Estados para rebajar la factura energética de los edificios

El Parlamento Europeo se pronuncia este martes sobre la primera de las ocho propuestas legislativas para impulsar las energías limpias

Silvia Martinez

La casa Kioto, en Lleida, un inmueble sostenible.

La casa Kioto, en Lleida, un inmueble sostenible.

La Unión Europea aspira a reducir el consumo energético un 30% en el 2030 y conseguir edificios más ecológicos y eficientes es uno de los elementos clave en esta ecuación ya que absorben el 40% de la energía final que consumimos en Europa y son responsables del 36% de las emisiones de CO2. El pleno del Parlamento Europeo dará este martes un paso en esa dirección con la votación de la nueva directiva sobre eficiencia de los edificios, la primera de las ocho propuestas legislativas planteadas por Bruselas hace año y medio para dar un empujón a las energías limpias.

El texto fue pactado a finales del año pasado por los negociadores de la Eurocámara y del Consejo y una vez obtenga luz verde del pleno será aprobado formalmente por los 28 gobiernos de la UE, que tendrán posteriormente 20 meses para su trasposición. Entre los elementos centrales de la nueva legislación destaca la obligación de los Estados miembros de desarrollar estrategias nacionales a largo plazo para apoyar la renovación de edificios residenciales, con una hoja de ruta y metas orientativas para el 2030, 2040 y 2050.

La normativa abre un gran abanico de posibilidades dado que el 35% de los edificios en la UE tienen más de 50 años y que el 75% del estoc de viviendas y edificios es ineficiente en términos energéticos bien porque los sistemas de calefacción, refrigeración o de ventilación se han quedado obsoletos, bien porque no están correctamente instalados o porque no funcionan correctamente.

Según cifras de la Comisión Europea, cada año solo se renuevan en la UE entre el 0,4% y el 1,2% de los edificios, lo que significa que el potencial de ahorro es "muy significativo" y que podría llevar a reducciones en el consumo energético del 5% o 6% y a un recorte en las emisiones de otro 5%. Un ahorro que podría tener además repercusiones positivas sobre el empleo y la economía ya que el sector de la construcción emplea directamente a 18 millones de trabajadores que podrían ampliar su campo de acción a la renovación de edificios.

Impulso a los coches eléctricos

La nueva normativa también contempla medidas especiales para impulsar el uso de los coches eléctricos. Los edificios no residenciales nuevos o en vías de renovación y que tengan más de 10 plazas de aparcamiento tendrán que instalar al menos un puesto de carga para coches eléctricos así como cableado para al menos uno de cada cinco espacios de estacionamiento. Esta medida incluye, no obstante, excepciones en caso de aislamiento geográfico o un coste excesivo.

Durante la tramitación también se han caído las referencias a la forma de hacer frente a la pobreza energética a través de la renovación de edificios pero se mantiene que todos los nuevos edificios así como aquellos en los que sean reemplazados los sistemas de calefacción deberán contar con aparatos autoreguladores de la temperatura. El objetivo de esta nueva estrategia será conseguir una reducción de las emisiones de entre el 80% y 95% respecto a los niveles de 1990. "Estamos dando un paso importante para garantizar que nuestros edificios contribuyen a la decarbonización y a la eficiencia energética en beneficio del clima y las carteras de los ciudadanos y las empresas", reivindicaba hace unos meses el ponente del informe, el danés Bendt Bendtsen.

La normativa también incluye la creación de una nueva herramienta, bautizada con el nombre de "indicador de inteligencia", que medirá la flexibilidad de los nuevos edificios para adaptarse a las necesidades de sus ocupantes reduciendo el uso de energía. El texto también establece umbrales que harán obligatorias inspecciones regulares de los sistemas de calefacción y ventilación.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.