Ir a contenido

Apoyo unánime a la ley de igualdad de trato

Todos los grupos votan a favor de que el Congreso tramite la norma del PSOE destinada a luchar contra la discriminación

La oposición enmendará el texto para darle mayor precisión y evitar solapamientos con la legislación LGTBI de Podemos

Europa Press

La portavoz del PSOE, Margarita Robles, con la de Unidos Podemos, Irene Montero, este jueves en el Congreso. 

La portavoz del PSOE, Margarita Robles, con la de Unidos Podemos, Irene Montero, este jueves en el Congreso.  / JOSÉ LUIS ROCA

Luz verde por unanimidad. Todos los grupos del Congreso ha votado a favor, este jueves, de la tramitación de la ley de igualdad de trato y no discriminación del PSOE, en la que se propone la creación de una autoridad independiente, que pueda investigar de oficio posibles situaciones de discriminación, así como ejercer acciones judiciales en defensa de la igualdad de trato.

La norma, según ha explicado la portavoz del PSOE en materia de igualdad, Ángeles Álvarez, está dirigida a impulsar las políticas de igualdad de trato, coordinar a las diferentes administraciones públicas en esta materia y establecer un sistema de colaboración con la sociedad civil organizada para favorecer la corresponsabilidad social y empresarial ante la discriminación.

Además, incorpora dos nuevos motivos de discriminación, que son la enfermedad y la identidad sexual, junto a los seis que ya están recogidos en la normativa comunitaria: el sexo, el origen racional o étnico, la discapacidad, la edad, la religión y las creencias o la orientación sexual.

La ley establece también un régimen de infracciones y sanciones administrativas que el PSOE considera "proporcionado y razonable" y permite "una compensación real a las víctimas de discriminación". En concreto, según planeta el texto, las infracciones en esta materia serán sancionadas con multas que irán de 300 a 500.000 euros, dependiendo de su gravedad.

"La Administración deberá, además, determinar si en las actuaciones hubo intencionalidad o analizar la naturaleza de los daños y si han sido permanentes o transitorios. También se valorará el número de personas afectadas, la repercusión social o la reincidencia, entre otros aspectos", explicó la diputada durante la defensa de la propuesta, este martes.

Enmiendas para mayor precisión

Aunque la ley ha contado con el apoyo de toda la Cámara, la mayoría de grupos declaró durante el debate su intención de enmendar el texto. Su falta de concreción en algunos puntos y su posible solapamiento con la proposición de ley contra la discriminación LGTBI de Unidos Podemos, actualmente en tramitación, son algunas de las principales preocupaciones de los partidos.

Así, la portavoz de Igualdad del PP, Carmen Dueñas, explicó que su partido trabajará para que la norma tenga "un verdadero carácter integral" y para que los "tratos diferenciados que se proponen estén debidamente justificados y ajustados al derecho". Además, destacó que el no recoja ninguna medida respecto a la dignidad de las personas o acerca de las intolerancias, así como la discriminación a través de Internet o redes sociales.

Unidos Podemos, por su parte, apuntó que la ley socialista no habla acerca del acceso a la justicia de defensores de los derechos humanos y no especifica en grupos discriminados (gitanos, migrantes, transexuales, entre otros) lo que, a juicio de la portavoz de Igualdad del grupo confederal, Sofía Fernández Castañón, "no ayuda de manera específica a quienes se discrimina".

Su homóloga de Ciudadanos, Patricia Reyes, la calificó de "genérica", una redacción que, a su juicio, puede llevar a "olvidarse de alguna discriminación". "Por ejemplo, la de las relaciones del ciudadano ante la administración pública", señaló la diputada, para recordar el caso "de privilegios" del master de Cifuentes.

Las ideas políticas

Por su parte, la portavoz de Igualdad de ERC, Teresa Jordá, advirtió de que, "en ningún caso" se permitirá que la tramitación de esta norma sirva para "descafeinar" la ley LGTBI de Podemos, mientras que el representante del PNV, Joseba Agirretxea, pidió reflexionar acerca de que el Congreso tramite dos normas que tratan la discriminación y que, aunque "no dicen lo mismo", "una es parte de la otra".

Agirretxea y la portavoz del PDECat, Lourdes Ciurò, coincidieron, además, en su deseo de incluir en esta norma el derecho a poder ejercitar las ideas políticas y que una persona no pueda ser discriminada por llevarla a cabo. 

0 Comentarios
cargando