Ir a contenido

GESTIÓN HÍDRICA

La desalinización y la extracción de aguas de pozos evitan la alerta por sequía

La ACA mantendrá las medidas preventivas aunque los pantanos están ya al 63%

Instalaciones de la planta desalinizadora de El Prat de Llobregat.

Instalaciones de la planta desalinizadora de El Prat de Llobregat. / JOSEP GARCIA

El incremento de producción en las plantas desalinizadoras y la intensificación de extracciones de agua subterránea de los pozos que se recuperaron a raíz de la sequía del 2008 en el tramo final del río Llobregat han evitado la entrada en la fase de alerta por sequía. Con estas medidas, que se vienen aplicando desde novimebre del 2016, se ha incrementado la disponibilidad de agua en 100 hectómetros cúbicos, lo que supone el consumo hídrico de toda Catalunya por un periodo de tres meses.

Las plantas desalinizadoras catalanas -la del Llobregat y la del río Tordera- han incrementado de forma progresiva su producción: la primera, en condiciones normales funciona al 10% de su capacidad, pero ha llegado a producir al 85%. Sin embargo, desde hace unas semanas, la desalinizadora está parada porque se ha dañado el mecanismo de captación de agua a raíz de los temporales marítimos. Los trabajos de reparación se prevé que duren entre dos y cuatro meses, ha informado este miércoles la Agència Catalana de l'Aigua (ACA).

La planta del Tordera actualmente funciona al 100%, cuando en condiciones normales está operativa entre un 20% y un 25% de su capacidad.

No se usarán aguas residuales

De momento, y si la tendencia se mantiene como hasta ahora, no se va a tener que recurrir al uso de aguas residuales, como había anunciado inicialmente la ACA

Durante la sequía que castigó a Catalunya entre los años 2007 y 2008, las reservas subterráneas del acuífero del delta del Llobregat sirvieron para garantizar la demanda cuando los embalses se situaban por debajo del 30%, y en los últimos meses estas reservas han ganado importancia.

Con diversos pozos recuperados en la pasada sequía, se han extraído en los últimos meses 4 hectómetros cúbicos al mes, que han servido para ralentizar el descenso de los embalses.

Pese a que el sistema Ter Llobregat se sitúa por encima del 63% de su capacidad, con un umbral que serviría para salir de la fase de prealerta, la ACA mantendrá las medidas preventivas -principalmente intensificando la extracción de aguas subterráneas- con el objetivo de comprobar si la recuperación de reservas es puntual o consolidado.

0 Comentarios
cargando