Ir a contenido

Los desastres meteorológicos costaron 260.000 millones de euros en el 2017

El lustro comprendido entre el 2013 y 2017 fue el más caluroso de la historia con un aumento de las temperaturas de 1,1 grados

Estudio de las consecuencias de los ciclones en el Atlántico norte, las inundaciones por los monzones en la India y las sequías en África

Europa Press

Un hombre regresa con dos bidones llenos después de ir al río a coger agua con su bicicleta en Lodwar, en Kenia.  / PERIÓDICO

Un hombre regresa con dos bidones llenos después de ir al río a coger agua con su bicicleta en Lodwar, en Kenia. 
Una de las aldeas de la región de Kerio, en Kenia.

/

Las condiciones meteorológicas extremas y sus consecuencias para el desarrollo económico, la seguridad alimentaria, la salud y la migración supusieron en el 2017 unos costes de 260.000 millones de euros, una cifra sin precedentes históricos, según un informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

La declaración sobre el estado del clima mundial evalúa los efectos económicos de una serie de desastres entre los que destacan una gran actividad ciclónica en el Atlántico norte, las inundaciones causadas por los monzones en el subcontinente indio y las sequías en zonas de África Oriental.

El lustro más caluroso de la historia

Los termómetros registraron temperaturas de 1,1 grados por encima de los niveles preindustriales, lo que sitúa al lustro comprendido entre el 2013 y 2017 como el más caluroso de la historia, mientras que la concentración de CO2 alcanzó los 400 partes por millón, por encima de las variaciones de entre 180 y 280 de los últimos 800.000 años.

La temperatura en la superficie del mar a escala mundial cerró 2017 por debajo de los niveles de 2015 y 2016, pero aún así fue la tercera más cálida jamás registrada, a lo que se suma que la extensión del hielo marino se ha situado muy por debajo de la media del periodo 1981-2010, tanto en el Ártico como en la Antártida.

"El planeta enfrentará un futuro más cálido y una mayor cantidad de fenómenos meteorológicos, climáticos e hidrológicos extremos", ha afirmado el secretario general de la OMM, que ha advertido también de que la tendencia persiste en el arranque del 2018.

Enfermedades por el calor

Los desastres climatológicos acarrean no solo repercusiones socioeconómicas, sino también sanitarias, como lo demuestra el hecho de que el riesgo de contraer enfermedades relacionadas con el calor o de fallecer como consecuencia de este ha aumentado de forma constante desde 1980. Actualmente, casi el 30% de la población mundial vive en zonas donde se alcanzan temperaturas potencialmente letales al menos 20 días al año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los problemas sociopolíticos como la emigración también pueden estar íntimamente ligados al clima y solo en el 2016 23,5 millones de personas tuvieron que migrar debido a desastres meteorológicos, en su mayoría crecidas de ríos o tormentas acaecidos en la región de Asia-Pacífico. 

Entre noviembre del 2016 hasta diciembre del 2017, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) registró 892.000 desplazamientos en Somalia por la sequía.
 

0 Comentarios
cargando