Ir a contenido

En el valle de Conangles

Dos experimentados montañeros mueren y otro resulta herido por un alud en el Vall d'Aran

Las víctimas estaban realizando un estudio científico vinculado a la Universitat de Barcelona cuando les ha sorprendido la avalancha de nieve

El peligro de aludes en este sector del Pirineo Occidental es marcado, de nivel 3 sobre 5, según el Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya

Cristina Buesa

Servicios de rescate en la zona cercana a la Vall de Conangles en la Vall dAran. / MARTA LLUVICH (ACN)

Servicios de rescate en la zona cercana a la Vall de Conangles en la Vall dAran.
Imagen de archivo de la Vall dAran.
Plano general donde se observa la Vall de Conangles en la Vall dAran.
Servicios de rescate en la zona cercana a la Vall de Conangles en la Vall dAran.

/

Tres experimentados montañeros que trabajaban en estudios medioambientales se han visto sorprendidos este jueves por un alud en el Vall d'Aran. Dos de ellos han fallecido sepultados por la nieve y el tercero se encuentra ingresado en estado crítico. Uno de los muertos es Unai Pérez de Arenaza, natural de Bergara y reconocido, entre otros logros, por haber abierto en el 2004 una nueva vía para ascender al Shisha Pangman, de 8.013 metros. Tenía 43 años. El otro era un vecino de Benasque, de 39 años. El herido es hijo de la Vall de Boí. El riesgo de aludes en el Pirineo Occidental es marcado, que corresponde a un nivel 3 sobre 5.

El accidente se ha producido poco después de las 9.30 horas. Estaban cerca del Estany Redon, en el valle de Conangles, en las proximidades del GR-11, el sendero de gran recorrido que cruza el Pirineo. "Es el itinerario habitual que se usa en verano para llegar al lago aunque en invierno está lleno de nieve", ha explicado a este diario el responsable del grupo de búsqueda de los Pompièrs de Aran, Juan Miguel Riu, que ha sido una de las cuatro primeras personas en llegar al lugar de la tragedia.

Mapa del alud mortal en Conangles, Vall d'Aran

Se desconoce de momento si han sido ellos mismos, que llevaban esquís, los que han provocado el alud o si este se ha producido de forma espontánea. El jefe de una de las víctimas ha alertado a los cuerpos de rescate de que se había producido el siniestro. Los expertos en este tipo de fenómenos del Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya (ICGC) se desplazarán en los próximos días para aclarar qué ocurrió en la montaña.

Bien equipados

Los dos muertos y el herido grave han sido localizados rápidamente por los servicios de rescate. Desde la primera llamada hasta que han encontrado al primero de ellos, el superviviente, han pasado 27 minutos. Llevaban ARVA, que es un dispositivo de seguridad para víctimas de avalanchas en la montaña. Además de los Pompièrs de Aran, ha colaborado el Grupo de Actuaciones Especiales de los Bomberos de la Generalitat (GRAE). No han podido hacer nada por los otros dos pero han evacuado rápidamente en un helicóptero medicalizado al primer hombre, que estaba consciente pero con múltiples fracturas.

Ese politraumatismo que sufre el herido ha aconsejado un segundo traslado del hombre hasta el Hospital de Bellvitge, en Barcelona, donde ha tenido que ser intervenido quirúrgicamente. Según han confirmado fuentes de la Universidad de Barcelona, se trata de tres personas que trabajaban en un proyecto de investigación del Centre de Recerca d'Alta Muntanya de Vielha.

Riesgo marcado

Cuando se ha producido el accidente, el riesgo de aludes en el Pirineo Occidental era de nivel 3 sobre 5. El hecho de que en las últimas horas se hayan registrado copiosas nevadas con episodios de viento ha complicado la situación, según el ICGC.

La experta de la Unitat de Predicció d'Allaus del organismo, Glòria Martí, ha explicado que se trata de un grado de peligro que habitualmente "da muchos problemas" tanto en el Pirineo como en los Alpes. "Es una situación delicada", ha expuesto, "ya que se forman las conocidas como placas de nieve, difíciles de detectar". Martí ha insistido en que lo más importante para quienes salgan a la montaña "es la formación y la información". La muerte de los dos investigadores en la comarca pirenaica rompe una tendencia positiva. Desde el 2012 no se producían accidentes mortales por aludes en Catalunya, ha revelado Martí.

0 Comentarios
cargando