Ir a contenido

TECNOLOGÍAS DE FUTURO

Luc Steels: "La inteligencia artificial estará en todas partes, como los ordenadores ahora"

Investigador en la Universitat Pompeu Fabra, forma parte del grupo de expertos de la Comisión Europea que va a regular la ética de la inteligencia artificial

Luc Steels, en el Parc de Recerca Biomèdica de Barcelona.

Luc Steels, en el Parc de Recerca Biomèdica de Barcelona. / FERRAN SENDRA

A Luc Steels, investigador ICREA del Instituto de Biología Evolutiva de la Universitat Pompeu Fabra, forma parte, por méritos propios, del grupo de expertos que asesorarán sobre la regulación de la inteligencia artificial en Europa. Fue el padre del Aibo, el perro robot de Sony, y como músico escribe óperas sobre el mundo que viene.

-¿Qué hace un investigador de inteligencia artificial en un instituto de biología?

-Me interesa cómo va a ser la inteligencia artificial dentro de 30 años. La vamos a ver en todas partes, como los ordenadores ahora. Y no será en forma de robots sino como agentes, sistemas lógicos que hagan cosas para ti, desde organizarte los viajes, guiarte por la ciudad, cuidar tu salud o ayudarte con tus temas legales. Serán máquinas que cambiarán y se adaptarán al entorno, como los sistemas vivos, y necesitamos entender mejor cómo funcionan estos. Por eso estoy aquí, porque todos pensamos en evolución, adaptación, en cómo emergen nuevas estructuras…

-Hay científicos que trabajan en reproducir el cerebro en una máquina.

-Yo no. Se habla mucho de descargar el cerebro, interfaces de la mente o inmortalidad digital. Es fascinante. Todas las religiones hablan de inmortalidad, pero ¿en tecnología? Captar la forma física del cerebro es como reproducir el hardware pero no el software. Me parece una idea naif. El cerebro es un sistema vivo, evoluciona constantemente. Soy escéptico sobre la idea del Human Brain Project. 

"A veces ni los científicos saben cómo funcionan los algoritmos"

-¿Y cómo van a ser estos agentes? 

--Llegarán a saber mucho sobre ti, así que podrían llegar a ser la réplica de ti mismo y seguir tuiteando por ti cuando te mueras, por ejemplo. También puedes sintetizar la voz de una persona y que la réplica pudiera hablar por ti. Esto sería un impacto muy grande en la sociedad porque no estaría claro qué es real y qué no. También habrá agentes malos que envíen spam o hagan ciberataques. Y tenemos qué pensar qué hacemos con ellos.

-¿Es posible regular la inteligencia artificial, como quiere hacer la Comisión Europea?

-Creo que es un buen paso de la UE. Están preparando una ley para proteger cosas como el uso de los datos, porque todo lo que hacemos en la web está monitorizado por compañías que los usan para anuncios o cosas peores. Hay un problema con los métodos. Se puede hacer un modelo, por ejemplo, a partir de cómo diagnostican los médicos (knowledge based), o dejar que las máquinas deduzcan diagnósticos a partir de datos (machine learning). Pero todos se quedan cortos. Si te dicen que tienes cáncer, quieres saber qué tipo y qué puedes hacer, y por qué una cura es mejor que otra.

-¿Y conocemos los criterios?

-Si pides un seguro para tu casa y te dicen que no, querrás saber por qué, pero estos sistemas no pueden responderlo. Y a veces ni los científicos sabemos en qué se han basado. Tienes que lidiar con millones de datos que se han propagado por nodos y redes de conocimiento que no siempre tienen sentido para nosotros. Por ejemplo, se descubrió que un programa informático para aplicar la libertad condicional tenía en cuenta el tipo de nombre de la persona, que es algo que un humano no consideraría. En reconocimiento de imagen, le cambiabas píxeles a la foto de un caballo y te decía que era un coche. Eso es demencial. La gente se tiene que dar cuenta de que estas técnicas son fantásticas pero que tienen limitaciones muy serias. Lo bueno de la regulación europea es que incluye el derecho a que te expliquen los motivos de decisiones que te afectan. Hay que regular a las compañías para que no solo atiendan a sus accionistas. Hay que defender los valores europeos pero también saber cuáles son. Si no, serán los americanos o los chinos quienes lo decidan.

-¿Es posible crear una superinteligencia?

-No. La inteligencia no es unidimensional. Nadie es experto en todo y necesitas distintas perspectivas y experiencias. Las máquinas son “idiot savants”, parecen listos pero no lo son. Hay ordenadores que pueden supuestamente componer música o textos, pero nunca serán Bach aunque aprendan de él, porque no saben qué es la emoción.