Ir a contenido

Unos 2.000 etíopes llegan a Kenia en busca de refugio

EFE

En torno a 2.000 etíopes llegaron en los últimos días a Kenia buscando refugio, según comunicó la Cruz Roja keniana, que los asiste en varios centros cercanos a la frontera, después de varios sucesos violentos y protestas constantes en la zona sur de Etiopía.

"Hasta el momento, estamos tratando a unas 500 familias", dijo hoy a Efe la directora de relaciones públicas y comunicación de la organización humanitaria, Noellah Musundi, que estipuló que son "al menos 2.000 demandantes de asilo", ya que cada unidad familiar consta en torno a 4-6 personas.

Los refugiados etíopes comenzaron a llegar el sábado por la noche y "es posible que lleguen más", advirtió la portavoz humanitaria.

"Estamos haciendo una evaluación de la situación para establecer las necesidades específicas y saber qué necesitan los demandantes de asilo porque la mayoría son madres e hijos", explicó Musundi.

En los últimos días las fuerzas de seguridad de Etiopía han admitido haber matado a 9 civiles y herido a otras 12 en la localidad de Moyale, situada en un punto estratégico de comercio en la frontera con Kenia, al confundirles con militantes de un grupo opositor separatista considerado terrorista por el Gobierno, el Frente de Liberación Oromo (OLF).

Además, la semana pasada otras 7 personas murieron en otros incidentes a manos de fuerzas de seguridad.

El pasado 16 de febrero, el primer ministro de Etiopía, Hailemariam Desalegn, que había anunciado su dimisión un día antes, decretó el estado de emergencia durante seis meses prorrogables a otros cuatro debido "los acontecimientos en el país que amenazan la seguridad y el orden constitucional".

Desalegn pretendía calmar las protestas en las regiones de Amhara y Oromia, pero el efecto ha sido el inverso y se ha producido un repunte de las muertes de civiles a manos del Ejército, según denunciaron los medios locales.

Las protestas han provocado disputas entre los cuatro partidos regionales que conforman la coalición gobernante Frente Revolucionario Democrático del Pueblo Etíope (EPRDF), sobre todo entre los dos que representan a Oromia y Amhara, y el dominante Frente de Liberación del Pueblo Tigray (TPLF).

Desalegn dimitió como primer ministro y como secretario general de la coalición gobernante, pero dijo que seguiría en el cargo hasta encontrar un sucesor, hecho que se espera que se produzca esta semana cuando la asamblea general del EPRDF nombre un nuevo líder, que será designado automáticamente primer ministro.