Récord en el número de denuncias por violencia machista

Los juzgados instruyeron en el 2017 un total 166.620 litigios, la cifra más alta desde que el CGPJ contabiliza los datos

Las órdenes de alejamiento o las prohibiciones de comunicación afectan a dos de cada tres casos

Manifestación en Barcelona contra la violencia machista convocada por la Xarxa de Dones Feministes.

Manifestación en Barcelona contra la violencia machista convocada por la Xarxa de Dones Feministes. / ADRIANA DOMÍNGUEZ

3
Se lee en minutos
El Periódico

Miles de mujeres salieron a la calle el 8 de marzo para pedir el fin de la discriminación de la mujer en todos los ámbitos, especialmente en las situaciones más alarmantes, la que deja tras de sí la cruel violencia machista. Cuatro días después de la histórica movilización femininista, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha publicado unos datos extremadamente preocupantes. El año pasado los juzgados españoles recibieron un total de 166.620 denuncias por violencia machista, lo que supone un incremento de 16,4% respecto al año anterior.

Las mujeres víctimas de las agresiones fueron, según la misma  estadística, 158.217, un 17,7% más, y de ellas un 30,4% son extranjeras. La cifra de denuncias es la más alta desde que se contabilizan estos datos lo que, por un lado, es positivo porque supone que afloran todas las violencias hacia la mujer y los menores pero, según destacó este lunes la presidenta del Observatorio, Ángeles Carmona, "evidentemente sacude internamente" porque se trata de "cifras inasumibles, impropias de una sociedad madura y civilizada".

El CGPJ también revela que algo más de un 69% de las denuncias fueron presentadas por la propia víctima, directamente en el juzgado o a través de atestados policiales. Las denuncias por intervención directa de la policía se situaron en apenas el 15% de los casos. Y el número de litigios presentados por familiares de la víctima sólo alcanzó un porcentaje ligeramente superior al 2% del total. Además, los partes de lesiones recibidos directamente en el juzgado representaron algo más del 9% de las denuncias.

La dispensa de la obligación legal de declarar

En 16.464 casos, la víctima se acogió a la llamada dispensa de la obligación legal de declarar contra su pareja, lo que supone un porcentaje de un 10,4% en relación con el total de mujeres víctimas de las agresiones. La cifra es casi dos puntos inferior a la registrada en el 2016, lo cual es positivo puesto que en muchos casos el proceso no puede continuar si la mujer no continúa con la acusación, en la mayoría de las ocasiones por miedo a que los agresores continúen con los golpes, el maltrato psicológico o incluso las maten después de salir de la cárcel o mientras cumplen una orden de alejamiento.

De hecho, durante 2017 se adoptaron 61.069 medidas de protección de las víctimas, tanto mujeres como menores, entre las que destacan la orden de alejamiento y la prohibición de comunicación, que se adoptaron respectivamente en un 66,2% y un 63,9% del total de órdenes de protección acordadas.

Un 5% de las medidas adoptadas (1.263) supusieron la suspensión de la guarda y custodia para proteger a los hijos de los maltratadores mientras que un 3% de las medidas (749) tuvieron como finalidad la suspensión del régimen de visitas.

Además, volvió a incrementarse el porcentaje de sentencias condenatorias. Frente al 62,6% de condenas en el 2015, y el 66,2% en el 2016, en el pasado año el porcentaje se situó en el 67,4%.

Aumento de condenas

Noticias relacionadas

"Es muy positivo comprobar, una vez más, como aumentan las condenas y también resulta satisfactorio ver como se incrementan de nuevo las medidas de protección de las víctimas, sean mujeres o sean hijos o hijas. Que las órdenes de alejamiento o las prohibiciones de comunicación adoptadas por los órganos judiciales afecten a dos de cada tres casos en que se ha solicitado una orden de protección, unido al dato de las medidas civiles de protección, esencialmente de menores, no es sino el fiel reflejo de la sensibilización judicial hacia el fenómeno de la violencia de género", sostiene Ángeles Carmona.

La presidenta del Observartorio considera que "el mensaje a trasladar tiene que ver con que, pese a todos los imponderables que coexisten en una materia tan sensible, no hay impunidad alguna".