Ir a contenido

desajuste temporal

¿Por qué algunos relojes eléctricos sufren un retraso de 6 minutos?

El conflicto político entre Serbia y Kosovo incide en una bajada de producción energética, que es la que ha causado el desfase horario en casi todos los países de la UE

El Periódico

CAMBIO DE HORA. Un reloj-despertador, en una mesilla de noche.

CAMBIO DE HORA. Un reloj-despertador, en una mesilla de noche.

El retraso de seis minutos que los relojes vinculados a la frecuencia eléctrica -como los de los hornos- han sufrido en Europa en los últimos días ha sido causado por el conflicto político entre Serbia y Kosovo, según ha indicado este jueves la red europea de transporte eléctrico.

La Red Europea de Gestores de Redes de Transporte de Electricidad (ENTSO-E), venía detectando desde mediados de enero una prolongada desviación en la frecuencia media de 50 hercios imperante en el sistema al que están conectados de forma sincronizada unos 25 países de la Europa continental, entre ellos España.

Baja frecuencia para los relojes eléctricos

La disminución en el promedio de frecuencia ha ido afectando a los relojes eléctricos que son dirigidos por la frecuencia del sistema de potencia y no por un cristal de cuarzo, hasta el punto de registrar un retraso que esta semana ha llegado a los seis minutos. 

Esos relojes se atrasan cuando la frecuencia baja y adelantan cuando es más alta de lo normal. Es decir, cualquier sistema o equipo que utilice la frecuencia de la red eléctrica como referencia, se ha ido retrasando desde enero. 

"La desviación de potencia originada desde Serbia y Kosovo ha cesado ya. Kosovo no estaba poniendo suficiente energía en el sistema para cubrir su demanda", ha explicado Claire Camus, de la oficina de prensa de ENTSO-E, indicando que hasta este jueves no se ha podido verificar que la frecuencia ha vuelto a la normalidad.

Microondas, radios y temporizadores de calefacción

Una desviación que ha causado que relojes vinculados a la frecuencia eléctrica, como los microondas, los aparatos de radio o los temporizadores de la calefacción, hayan acumulado un retraso de seis minutos. Y también, un reloj-despertador que esté enchufado.

Según Camus, la solidaridad entre los distintos gestores siempre funciona cuando se trata de afrontar puntuales situaciones técnicas, pero no "desviaciones prolongadas por desacuerdos políticos".

En esta ocasión, la "leve caída" en la frecuencia solo ha afectado a esos relojes, pero las consecuencias habrían sido mayores si el problema se hubiera prolongado en el tiempo.

   
   
      

Sigue a Extra en Facebook

     
       
       
              
               
   
0 Comentarios
cargando