Ir a contenido

Avance médico

El Sant Pau recupera la sensibilidad en mamas reconstruídas tras un cáncer

El enlace entre nervios del abdomen y el tórax devuelve el 70% de la capacidad sensitiva

La operación se aplica cuando el pecho se recompone con tejido de la propia enferma

Àngels Gallardo

La cirujana Aldona Spiegel, de EEUU, y los cirujanos Jaume Masià, del Sant Pau, y Jian Farhadi, de Londres.

La cirujana Aldona Spiegel, de EEUU, y los cirujanos Jaume Masià, del Sant Pau, y Jian Farhadi, de Londres. / DANNY CAMINAL

La cirugía que reconstruye con tejido de la propia paciente el pecho que es amputado para extirpar un cáncer ha dado un nuevo paso, que en breve empezará a aplicar el Hospital de Sant Pau, de Barcelona, al conseguir que la mujer recupere la sensibilidad que perdió en la zona intervenida, lo que le devuelve la capacidad de captar la temperatura, el dolor o la percepción de que su cuerpo está completo. El siguiente objetivo de los cirujanos será facilitar la recuperación de las sensaciones erógenas, que se circunscriben a la aurela y el pezón.   

La nueva técnica de reconstrucción mamaria, que experimenta el cirujano Jaume Masià, responsable del servicio mancomunado de cirugía plástica de los hospitales Sant Pau y el Mar, reconecta dos o tres de los nervios que dan sensibilidad al abdomen -zona de la que se obtiene el tejido que recompondrá la mama- con las terminales de otros tantos nervios intercostales que han sido amputados en el tórax al eliminar el cáncer. Esto se hace en el mismo acto quirúrgico que elimina el tumor y reconstruye la morfología de la mama.

Regeneración nerviosa

Los dos tramos nerviosos que se pretende enlazar se introducen en una cánula, situados uno frente al otro, y seis meses después, gracias a la capacidad regenerativa de los nervios humanos [crecen un milímetro por día], los axiones se han empalmado y la zona reinervada ha unificado sus conexiones. En ese momento, la mujer ha recuperado hasta el 70% de la sensibilidad de que disponía antes de enfermar. Esto es así en hasta un 70% de las intervenidas en los países que ya aplican esta técnica, fundamentalmente en hospitales de Estados Unidos, Finlandia y Londres.

La novedosa técnica quirúrgica, presentada en el Barcelona Breast Meeting (BBM) -certamen internacional en el que intervienen 40 de los más prestigiosos cirujanos especializados en oncología, reconstrucción y estética del cáncer de mama-, se empezará a practicar de forma generalizada en el Sant Pau en el próximo trimestre, avanzó Jaume Masià. Paulatinamente, la incorporará el resto de hospitales públicos de Catalunya.

"Hasta ahora, habíamos conseguido devolver la morfología natural a los pechos que habían sufrido cáncer [a un 65% de las pacientes se les reconstruye con tejido de su cuerpo], y que esto fuera estable, pero nos faltaba recuperar la sensbilidad -explica Masiá, uno de los máximos exponentes europeos en esta cirugía-. Aunque a algunos les pueda parecer una frivolidad, no lo es. Se trata de devolver el aspecto más importante de la comunicación corporal, el sensorial, que está ligado con el estético".

Reincio espontáneo

Cerca del 35% de las mujeres que sufren la amputación de un pecho al serle extirpado un cáncer restablecen de forma espontánea una cierta sensibilidad. Algunas, incluso perciben sus antiguas sensaciones erógenas. Pero el resto, no. Ambas funciones, explica Masià, van adquieriendo importancia a medida que la paciente se aleja del termor a que el cáncer reaparezca, y reinicia las actividades que formaban parte de su vida.

"Al principio, preocupa la recurrencia del cáncer, pero después va ganando importancia el hecho de que el cuerpo ha quedado asimétrico -describe el cirujano-. El cerebro recibe constantemente esa información, sabe en todo momento que ha perdido una parte, o que le es insensible".

La doctora Aldona Spiegel, iniciadora de la reconstrucción sensitiva en un centro médico de Houston (EEUU), que participa en el BBM, asegura que numerosas pacientes de cáncer de mama de su país rehusan reconstruir su pecho para no perder la sensibilidad que mantienen las terminales nerviosas que permanecen en su tórax. "Hay que valorar ese aspecto, que para unas mujeres es más importante que para otras -afirma Spiegel-. Lo importante es no olvidar que trabajamos con personas normales". 

No es solo estética

Una de las funciones del Barcelona Breast Meeting (BBM), que celebra la 17ª edición, es actualizar y homogeneizar, la formación de los cirujanos plásticos y oncológicos especializados en el cáncer de mama. Este año participan 300, procedentes de todo el mundo. Los organizadores del BBM se proponen llevar las nuevas técnicas quirúrgicas a los países poco desarrollados. En algunos de ellos, explicaron, aún desconocen que para conocer si un tumor se ha extendido a los ganglios linfáticos es suficiente con hacer la biopsia de uno de ellos, el denominado gánglio centinela. "A aquellas mujeres les siguen extirpando todos los gánglios, con las secuelas que eso les supondrá", explicó el doctor Jaume Masià.      

              

0 Comentarios
cargando