Ir a contenido

Nuevo retraso de la prohibición de las bolsas de plástico gratuitas

La medida debía entrar en vigor el 1 de enero y luego el 1 de marzo pero aún tardará unos meses

El Ministerio de Medio Ambiente alega demoras en la tramitacuión del real decreto que establecerá el veto

Manuel Vilaseró

Un consumidor con bolsas de plástico. 

Un consumidor con bolsas de plástico. 

El veto a las bolsas de plástico gratuitas que debía entrar en vigor este jueves se retrasa de nuevo. El Ministerio de Medio Ambiente ha informado que la demora en la tramitación del real decreto que debía establecerlo ha obligado a aplazar  la medida. La intención es que pueda aplicarse antes de que acabe el primer semestre del 2018 pero no ha dado ninguna fecha.

España lleva un enorme retraso en la lucha contra la contaminación causada por las bolsas de plástico que ahora no hace más agravarse. Tras un lento  proceso, España iba a adaptarse a la normativa europea con un real decreto que prohibía a partir del 1 de enero del 2018 que los comercios (tiendas, supermercados y similares) pudieran distribuir de forma gratuita bolsas de plástico de un solo uso. Luego se aplazó a marzo y ahora 'sine die'.

La medida es una trasposición de una directiva europea que data del 2015 y obedece también a un acuerdo unánime de la Comisión de Cambio Climático del Congreso de Diputados en la que instaba al ejecutivo central a prohibir el uso, comercialización, importación y exportación de bolsas de plástico no biodegradable o de un solo uso desde el 1 de enero de 2017.

Confusión en los comercios

Ante la confusión que reina en el sector comercial, el ministerio emitió hace unos días una nota en la que precisa que "respecto a la fecha de entrada en vigor del cobro obligatorio de las bolsas de plástico, si bien la fecha que estaba prevista en el proyecto de Real Decreto era desde 1 de marzo, dicha fecha se revisará a la luz de los trámites pendientes mencionados anteriormente".

Entre los trámites pendientes destacan el visto bueno por parte del Consejo de Estado y la aprobación posterior por el Consejo de Ministros.

Muchos pequeños establecimientos cobran ya por las bolsas desde primeros de año, al creer que la normativa ha entrado en vigor. Las grandes superficies lo hacen desde hace años de modo voluntario.

El proyecto de real decreto fijaba también unos precios orientativos recomendados dependiendo del espesor de cada bolsa y que oscilan entre los 5 y los 15 céntimos de euro por unidad. Sin embargo, las bolsas de plástico muy ligeras, de menos de 15 micras de espesor, seguirán siendo gratuitas "por razones de higiene o para contener alimentos a granel, como las empleadas para contener fruta, carne o pescado", tal y como se recoge en el borrador.

El borrador prevé prohibir la distribución total de las bolsas de plástico a los consumidores a partir de enero 2020, como marca la directiva europea.

Según el texto del decreto, las bolsas tienden a "dispersarse transportadas por el aire como basura debido a su reducido peso", lo que genera "contaminación" en las masas de agua, las riberas del mar y de los ríos y el medio terrestre, con "consecuencias graves sobre los ecosistemas". En este sentido, el ministerio señala que los efectos sobre el medio ambiente se "agravan en el caso de las bolsas de plástico fragmentable", que se disgregan en pequeñas partículas que son después ingeridas por seres vivos.

Mayor limpieza

Con este proyecto, el MAPAMA pretende conseguir "una mayor limpieza" en el entorno y lograr "una mayor sensibilización" de la población por el "excesivo consumo" de productos de usar y tirar.

En la última década, España ha reducido el consumo de bolsas de plástico a la mitad, pasando de 317 bolsas por habitante en 2007 a 144 bolsas por habitante en 2014, según datos del sector.