Ir a contenido

EDUCACIÓN

La inacción de la Generalitat permite que la celiaquía siga puntuando para elegir colegio

Ensenyament no ha publicado el decreto que debía derogar ese requisito en la preinscripción

Maria Jesús Ibáñez

Comedor de la escuela Antaviana, en Nou Barris.

Comedor de la escuela Antaviana, en Nou Barris. / DANNY CAMINAL

Los alumnos que sufren alguna intolerancia alimentaria, enfermedad digestiva crónica o celiaquía seguirán obteniendo 10 puntos adicionales en la preinscripción escolar, como hasta ahora, a pesar de que la Conselleria d'Ensenyament había anunciado que se les iba a retirar esa prerrogativa. La medida, que fue acordada en enero del 2017 con el Síndic de Greuges y una treintena de organismos de la comunidad educativa, tenía que entrar en vigor el próximo curso 2018-2019, pero la inacción de la Generalitat no lo ha hecho posible. En todo este año, Ensenyament no ha publicado el decreto que debía derogar ese requisito de la preinscripción escolar.

Lo que sí harán los responsables educativos (al menos así lo ha anunciado el Consorci d'Educació de Barcelona) es realizar una estrecha vigilancia sobre este asunto en el próximo proceso de preinscripción, para que no se cometan posibles casos de fraude o picaresca, repetidamente denunciados por familias cuyos hijos no han podido ir al colegio deseado en primera opción, porque se han visto desbancados por otros estudiantes que han demostrado tener una intolerancia alimentaria y, por tanto, han obtenido una mejor puntuación.

Los puntos suplementarios que reciben estos niños, siempre con un certificado médico que lo acredite, se remontan, según ha explicado una portavoz del Consorci d'Educació, a la época en que el control de los alérgenos alimentarios no era una práctica generalizada en los comedores escolares, "con lo que se optó por facilitar que esos niños fueran escolarizados lo más cerca posible de sus domicilios para que así pudieran ir más fácilmente a comer a casa". Esas circunstancias han cambiado y ahora las cocinas que suministran a las escuelas tienen amplios conocimientos sobre dolencias digestivas o intolerancias alimentarias.

Previsiblemente el plazo para la próxima preinscripción se abrirá a partir de la primera quincena de abril. La resolución que determinará exactamente cuál es el calendario y que ratificará también que los requisitos serán los mismos de los últimos años debería salir publicada en el 'Diari Oficial de la Generalitat' en las próximas dos semanas, según Ensenyament.

Plazas sociales repartidas

Otra de las novedades de la próxima preinscripción tiene como objetivo reducir la segregación escolar por razón de origen socioeconómico. Así, por ejemplo, en Barcelona, el Consorci ha comunicado este martes que todas las escuelas públicas y concertadas de la ciudad reservarán el próximo curso un plazas de P-3 para alumnos con necesidades específicas que sean derivadas de situaciones sociales desfavorecidas. Estas plazasse distribuirán equitativamente en los centros de cada zona escolar, sea cual sea la titularidad del centro, para "que no se concentren siempre en los mismos centros educativos", ha subrayado la vicepresidenta del organismo educativo y teniente de alcaldía del Ayuntamiento de Barcelona, Laia Ortiz.

Hasta ahora, esta reserva se hacía ya, pero solo para alumnos con necesidades educativas especiales por razón de discapacidad. Ortiz ha explicado que esta redistribución será posible porque el consorcio conoce de antemano, a través de los servicios sociales municipales, cuántas familias con necesidades hay en cada zona escolar.

El objetivo es que todas las escuelas de un mismo barrio sean un "reflejo fiel" del entorno socioeconómico de esa zona. Para que el equilibrio entre los diferentes colegios del barrio sea equitativa, la medida se aplicara también con los alumnos que vayan llegando a lo largo del curso escolar.

Las previsiones del consorcio hablan de que, en P-3 , un total de 194 alumnos tendrán necesidades educativas específicas derivadas de una discapacidad y que otros 1.004 alumnos serán por necesidades derivadas de situaciones sociales desfavorecidas.

Barcelona estrenará dos nuevos centros educativos

El Consorci d'Educació de Barcelona calcula que unos 12.800 alumnos solicitarán plaza para estudiar P-3 el próximo 2018-2019 en la ciudad, un millar menos que este curso, lo que confirma la tendencia a la baja de los últimos años.

En primero de la ESO, la previsión es que haya una demanda de unos 5.000 alumnos (son datos solo para institutos públicos, ya que en muchos casos, los estudiantes de la concertada no cambian de centro). En esta etapa, también se certifica la tendencia, en este caso al alza, de los últimos años.

En concreto, para P-3, la oferta inicial es de 14.001 plazas, de las que 6.451 serán en centros públicos y 7.550 en concertados. En primero de la ESO hay un total de 5.568 plazas en los centros públicos, con un incremento de 174 respecto a la oferta inicial del pasado curso.

Para cubrir la creciente necesidad de plazas que hay secundaria, y una vez descartada la apertura del instituto Angeleta Ferrer en el distrito del Eixample, que contó con el rechazo de un grupo de familias de la zona, la Administración prevé inaugurar el próximo septiembre un nuevo centro, el 22@, en Sant Martí. También se ha decidido abrir una línea adicional en los institutos Poeta Maragall, Juan Manuel Zafra, Infanta Isabel d'Aragó, Fort Pius, Pau Claris, Alsina y Martí Pous.

En primaria, la oferta educativa de la capital catalana se reforzará con la creación del colegio Auditori, también en Sant Martí.

.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.