Ir a contenido

ESCÁNDALO EN ITALIA

La Iglesia investiga grabaciones de religiosos gais practicando sexo

La diócesis de Nápoles ha recidibo un dosier con unos 60 religiosos implicados con un prostituto

Rossend Domènech

La bandera arcoíris, en una imagen de archivo.

La bandera arcoíris, en una imagen de archivo. / EFE / ANTONIO LACERDA

La diócesis de Nápoles ha confirmado este sábado por la noche haber recibido un cedé con un dosier sobre la implicación de unos 60 religiosos y seminaristas italianos en actividades homosexuales con un hombre que se dedica al sexo de pago y que es el autor de las grabaciones. “El material será oportunamente examinado para ser enviado a las diócesis interesadas para su eventual evaluación”, reza un comunicado del obispado napolitano.

En días pasados, el portal Gaynwes.it (diario digital de la LGBT) había informado sobre la existencia de ese dosier de 1.200 páginas que supuestamente revelarían la existencia de una red de curas gay que abarcaría desde Roma hasta Catania, en la isla de Sicilia. Según las mismas fuentes, la red funcionaría a través de una aplicación específica para los teléfonos que ha sido utilizada por algún obispo, sacerdotes, religiosos, frailes y seminaristas.

El dosier habría sido entregado a la curia napolitana por un joven que se dedica a la prostitución y residente en Nápoles. Esta persona ya era conocía por haber revelado en el pasado tráficos financieros de un sacerdote, Luca Morini, también conocido como 'mister euro'. Según Gaynews, en el cedé hay una ficha personal para cada uno de los implicados y pantallazos sobre las conversaciones que mantenían vía telefónica.

La curia de Nápoles no ha revelado el contenido del dosier, pero ha pedido prudencia antes de sacar conclusiones. Al menos, hasta que no se haya comprobado la veracidad del contenido. Esta labor la hará las diócesis de los presuntos implicados en la red.

Un prelado influyente

La publicación de internet Gaynews adelantaba que entre los casos citados en las páginas del dosier se encuentra el de un prelado influyente, con chófer a su cargo, que “paga los prostitutos con 'postepay”, el de un párroco que organizaría “gang bang' [sexo en grupo] en la parroquia”, de curas en discotecas 'gay friendly' y de supuestas orgías en un convento.

En años pasados el tema de la homosexualidad entre los eclesiásticos estuvo presente en las primas páginas de los medios. En Polonia salió un libro sobre un supuesto lobi gay de alcance internacioal y el cura polaco era Krzysztof Charamsa, secretario adjunto de una comisión vaticana hasta el 2015, cuando salió del armario, fue suspendido de su cargo y funciones. Al final, junto a su compañero se trasladó a vivir en Barcelona.

El pasado año el periodista Gianluigi Nuziz sacó 'Pecado original', un libro en el que revela la existencia de una comunidad homosexual activa en el seminario de San Pío X, situado en Como, en la frontera con Suiza. La diócesis informó que las averiguaciones habían sido negativas. Sin embargo recientemente ha reabierto la investigación a raíz de nuevos testimonios. En el pasado, varios papas y comisiones vaticanas habían sostenido, en resumen, que la “homosexualidad no activa” tiene cabida en la Iglesia católica.

0 Comentarios
cargando