Ir a contenido

Chequeo educativo

Más de 71.000 estudiantes de ESO empiezan hoy las pruebas de competencias básicas

Catalunya se adelanta dos meses a la reválida 'light' que harán los alumnos del resto de España

Los catalanes se examinan el miércoles de Ciencias, una materia que no tienen las otras autonomías

 Pruebas de competencias basicas de 4  de ESO en el IES  La Llauna

 Pruebas de competencias basicas de 4  de ESO en el IES  La Llauna / RICARD FADRIQUE

Un total de 71.540 estudiantes catalanes de cuarto de ESO, el último curso de la educación obligatoria, inician una nueva tanda de pruebas de competencias básicas, a las que destinarán dos jornadas lectivas. Este martes, los alumnos se enfrentarán a los exámenes de Lengua CastellanaMatemáticas Lengua Catalana, mientras que el miércoles harán el de Ciencias y Tecnología y el de Lengua Extranjera.

Las pruebas, que equivalen a la evaluación conocida en el resto de España como reválida 'light', se realizan en Catalunya desde el curso 2011-2012 y sirven para calibrar el nivel de los estudiantes de 15 años en las denominadas materias instrumentales.  Una de las principales diferencias con los exámenes que harán el resto de estudiantes españoles es que, mientras en Catalunya hay un test científico-tecnológico, ellos tendrán una prueba de Geografía e Historia.

Como novedad este año, el Consell Superior d'Avaluació del Sistema Educatiu, el organismo que organiza estos exámenes, ha modificado los tests de competencias lingüísticas, de modo que además de los dos textos que había hasta ahora para evaluar la comprensión lectora en Castellano, Catalán y Aranés (esta última solo en el Vall d'Aran) de los estudiantes, se le suman tres preguntas abiertas, en las que cada alumno deberá desarrollar su prespuesta.

Como ya ocurrió el año pasado, cuando entró en vigor la evaluación final de ESO de la ley orgánica para la mejora de la calidad educativa (LOMCE), esta reválida descafeinada por el ministro Íñigo Méndez de Vigo, que corrigió el texto inicialmente aprobado por su precedesor José Ignacio Wert, no condicionará la obtención del título de la ESO

Calendario en el aire

La anécdota de las pruebas este año la ha protagonizado el Ministerio de Educación, que el pasado martes publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) que los exámenes debían realizarse "durante el último trimestre lectivo del curso 2017-2018", es decir durante los meses de abril, mayo y junio. La noticia causó inquietud en la Conselleria d'Ensenyament y en los institutos catalanes, ya que las pruebas estaban previstas desde principio de curso para los días 6 y 7 de febrero.

Los responsables educativos catalanes respiraron aliviados el sábado cuando el mismo BOE publicó una corrección de la orden con la que quedan amparadas las fechas catalanas: las pruebas deberán hacerse "preferentemente" en el último trimestre del curso, recogió la enmienda. Eso da vía libre a que se hagan esta primera semana de febrero, como se ha venido realizando desde hace siete años.

Los resultados, en abril

Además de los 71.540 estudiantes que se someten a las pruebas, esta evauación final de la ESO moviliza a 2.500 profesores aplicadores, que estos días se desplazan a institutos distintos al suyo para supervisar la realización de los exámenes, y a otros 1.100 docentes que corregirán los tests. Participan 1.070 centros educativos, de los que 553 son institutos públicos y 517 colegios concertados. Todos ellos conocerán los resultados, que solo tienen carácter diagnóstico, a partir del 3 de abril, a la vuelta de las vacaciones de Semana Santa, ha informado Ensenyament.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.