Ir a contenido

Cuatro años de esta tragedia: 15 muertes

Hervé, superviviente de El Tarajal: "Todo lo que pido es que se haga justicia"

La instrucción judicial terminó con el archivo de la causa

Europa Press

Hervé, superviviente de El Tarajal, rompe por primera vez su silencio. / CEAR

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha difundido un vídeo en el que uno de los supervivientes de la trajedia de El Tarajal, de la que se cumplen este martes cuatro años, cuenta su experiencia. Hervé, que tenía 22 años en la mañana de aquel 6 de febrero, dice que no puede olvidar la imagen de sus compañeros muertos: "Todo lo que pido es que se haga justicia".

En el vídeo, este joven explica cómo el día 5 planearon la entrada en Ceuta y cómo en la madrugada del 6, cuando se echaron al mar, se toparon con que la Guardia Civil, en lugar de ayudarles, se servía de medios antidisturbios para impedir que siguieran bordeando el espigón y llegaran a nado a la playa española.

"Cuando nos hemos lanzado al agua el policía que estaba abajo ha comenzado a lanzar gas lacrimógeno que ha comenzado a hacer espuma en el agua y ha ahogado a muchos de mis acompañantes", relata sobre lo sucedido esa mañana.

Dice que después, los agentes españoles, situados "a metro y medio" de ellos, disparaban "a bocajarro" las pelotas y balas de goma, un material antidisturbios que de acuerdo a la instrucción judicial, que se ha saldado este mes de enero con el archivo de la causa, utilizaron aquella mañana.

"Estábamos bajo el agua y el policía estaba a un metro y medio de altura por encima nuestro, de manera que nos veía bien y disparaba a bocajarro. Intentaba avanzar, no sabía nadar muy bien pero tenía un chaleco que me protegía. Gritábamos desde el agua, gritábamos por socorro, y entonces la guardia civil se acercaba y pensamos, 'está bien, vienen a salvarnos', van a recogernos del agua y van a ocuparse de salvarnos. Pero me di cuenta que desde la embarcación estaban golpeando a los que estaban más cerca", explica.

El joven cuenta que fue en ese lugar cuando se dio cuenta de que "había cinco muertos, cinco cuerpos que flotaban en el agua". Sus compañeros que sabían nadar entraron a por los cadáveres y los tendieron en la playa. Mientras, "un responsable de la guardia civil española, abrió la barrera para hacer salir a los 23 que habían podido llegar" hasta la costa española, según explica.

"Cuando llegamos a la ciudad, nos dimos cuenta de que más hermanos nuestros habían desaparecido en el agua porque sucedió de noche y no sabíamos quién era quién hasta la mañana siguiente.Es cuando intentamos hacer balance y nos dimos cuenta de que más personas habían desaparecido. Seguramente el agua les debió llevar muy lejos", señala.

"Los padres esperan algo"

El joven insiste en que tanto las familias como los propios conocidos de los fallecidos necesitan justicia. "Y quería hablar de esta historia porque todavía veo los cuerpos ahogados tumbados en la playa. Es todo lo que recuerdo de ellos. Por ahora me siento un poco mejor al testificar, es como si fuese un homenaje para ellos lo que estoy haciendo. Me siento un poco mejor porque pienso que con la justicia tal vez pueda reparar a los padres", afirma.

En este sentido, incide en que "los padres esperan algo, una carta de misericordia, una carta pidiendo perdón oor parte de España, por lo que hicieron a sus hijos, porque nunca tendrán sus cuerpos". "Unas palabras pueden consolarles. Es lo que yo creo y lo que quiero es que se haga justicia a nivel policial. Simplemente eso", recalca.

Para Hervé, es incomprensible el archivo de la causa, dictado por la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Ceuta, quien el pasado 28 de enero ordenó el sobreseimiento libre. Era la segunda vez que el caso se archivaba, aunque tras la primera, la Audiencia Provincial de Cádiz ordenó que se reabriese al entender que los pasos dados por la instrucción previa no habían alcanzaron "los grados de suficiencia y eficacia que serían exigibles".

"He estado un poco traumatizado porque creo que esta historia es demasiado grande para tomarla a la ligera. Creo que es el suceso más mortífero de los que atraviesan desde Marruecos a España. Cuando he sabido de ello, he estado perturbado porque no comprendo cómo una historia tan importante como esta, una historia que nos afecta tanto, puede ser tan despreciada. Yo no lo comprendo, no comprendo nada", afirma.

CEAR recurrirá

Tras intentar alcanzar la valla cerca de 50 veces, Hervé logró llegar a Tarifa en una zodiac en abril de 2015. En la actualidad cuenta con el apoyo de CEAR, con quien ha presentado una solicitud de asilo aún pendiente de resolución.

La organización ha presentado un recurso de apelación contra el archivo de la causa porque considera que se ha cerrado "en falso" el procedimiento, ya que se ha negado la posibilidad de nuevas pruebas y testimonios. "No se ha producido la declaración por video-conferencia de todos testigos residentes en Alemania ni tampoco se ha esperado a la remisión de las autopsias por parte de las autoridades marroquíes", señalan.

"Desde CEAR agotaremos todas las vías judiciales para que las personas que perdieron la vida en la playa del Tarajal y sus familiares obtengan justicia. Además, no descansaremos hasta que se prohíban de una vez las devoluciones en caliente, ya que es el único modo de que tragedias como ésa nunca vuelvan a producirse", afirma la secretaria general de la ONG, Estrella Galán.

0 Comentarios
cargando