Ir a contenido

Repaso a su trayectoria

La Molina: cuando el esquí era heroico

Una exposición repasa la historia de la estación de la Cerdanya en el 75º aniversario de la inauguración del primer telesquí de España

Anton Rosa

Primeros esquiadores en las pistas de La Molina en 1950. / ARCHIVO FGC

Primeros esquiadores en las pistas de La Molina en 1950.
Primeros esquiadores en las pistas de La Molina en 1943.

/

Antonio Campaña aún recuerda las Navidades en La Molina. Su padre había sido de los primeros intrépidos que vestidos como verdaderos exploradores del ártico se dejaban caer por las colinas nevadas a bordo de un par de esquís de madera. Tenía tal pasión por la montaña que decidió construirse una casa en una de las laderas. Allí pasaban las fiestas toda la familia, cantando villancicos y bajando en trineo.

En las primeras décadas del siglo XX, subir a las pistas de Fontcanaleta era una tarea solo apta para entusiastas de este deporte invernal como el padre de Campaña. La construcción del refugio del Centro Excursionista de Catalunya suponía el comienzo de una expansión turística que culminaría el 28 de febrero de 1943 con la inauguración del primer telesquí del estado en la estación de La Molina. Con motivo del 75º aniversario de esta fecha, FGC ha organizado una exposición en el Espai Provença de Barcelona para repasar la historia y evolución de la estación de la Cerdanya.

“La Molina tiene algo que engancha”, asegura Campaña. Este fotógrafo ha recorrido las pistas de alrededor del mundo participando en competiciones de esquí pero siempre vuelve  al lugar donde dio sus primeros pasos. “Es como mi casa”, explica. El mismo sentimiento también se desprende de las palabras de Jaume Adserà. Este veterano lleva más de 60 años descendiendo las pistas de la estación. “La ilusión de los padres es que empieces desde pequeño. Al principio más que esquiar era caminar sobre la nieve”, señala con una sonrisa.

En el mejor momento

Esta es precisamente la clave del éxito de La Molina según su director, Toni Sanmartí: “La gente aprende con nosotros a esquiar, conoce otras pistas y cuando tiene hijos vuelve para introducirlos en este deporte”. Para Sanmartí, la estación se encuentra en el mejor momento de su historia. “Nos estamos expandiendo. El gran reto ahora es poder consolidar la presencia en la zona de la Tosa”, explica el director.

Las fotografías de la exposición buscan mostrar precisamente este crecimiento de La Molina. El visitante podrá  ver la evolución de la estación desde la llegada de los primeros esquiadores, pasando por la instalación del telesquí y el telesilla y hasta la celebración del Campeonato Mundial de Snowboard en los años más recientes.

Para conmemorar el 75º aniversario del telesquí, la organización se ha propuesto mejorar y ampliar las actividades ya presentes. A los actos tradicionales como el descenso infantil del 1 de enero -que este año ha cumplido su edición número 68- o la noche de Reyes, la estación ha presentado una programación especial. La nueva hornada de eventos dará comienzo con la jornada retro del sábado 17 de febrero, que alentará a los visitantes a disfrazarse de verdaderos esquiadores de época para homenajear a aquellos primeros intrépidos que se atrevían a descender la montaña. Para ello, se organizaran actividades de todo tipo como carreras o una bajada de antorchas.

Espectáculo

Sin embargo, el plato fuerte  de la programación será el EstimaFest. La gran fiesta conmemorativa se llevará a cabo durante el fin de semana del 2 y 3 de marzo, fechas que coinciden con la celebración de una de las pruebas del Campeonato Mundial de Snowboard en la estación. Además, los visitantes podrán disfrutar en el párquing del sector del Telecabina de fuegos artificiales y música en directo a cargo de un cartel encabezado por Els Amics de les Arts.

“Nos quedaremos a esquiar”, asegura Dani Alegret, uno de los miembros del grupo barcelonés. El abuelo del músico era un gran esquiador y cuando murió, su abuela decidió construir una casa en el terreno que tenían en la zona de La Molina. Con el paso de los años se ha convertido en la casa familiar de invierno. “Es una estación que ha sabido crecer. Las pistas son ideales tanto para principiantes como para esquiadores más expertos”, asegura Alegret, que practica este deporte frecuentemente desde los 12 años.

Els Amics de les Arts también son los encargados de poner la banda sonora al vídeo del 75º aniversario con la canción Casa en Venda, de su último trabajo Un estrany poder. El tema habla precisamente de unos hermanos que acaban de vender la casa de los abuelos y que se preguntan si han hecho lo correcto.