Ir a contenido

ALIANZA EDUCATIVA

Extraescolares para combatir las desigualdades entre alumnos

La red local Educació 360 quiere velar por que las actividades fuera de la escuela no fomenten los guetos

Treinta y cuatro entidades, entre ellas una decena de ayuntamientos, participan en el proyecto

María Jesús Ibáñez

zentauroepp34999481 barcelona 08 08 2016 campamentos urbanos o colonias de veran180129180912

Una niña abraza a su monitora en un campamento urbano en el barrio de Baró de Viver de Barcelona, en el verano del 2016. / ALBERT BERTRAN

Desde L'Hospitalet de Llobregat, Sabadell o Granollers hasta Manlleu, Castellbell i Els Vilars (Vallès Oriental) y los municipios del Moianès y el Lluçanès. Desde las agrupaciones de 'scouts' y de 'esplais' y las casas de colonias para el verano hasta los clubs deportivos y las escuelas de música, pasando por guarderías y colegios rurales. Todos ellos, y hasta un total de 34 entidades, han comenzado este lunes a tejer una red, con la que se intentará que todos los niños y adolescentes cuenten con las mismas oportunidades educativas extraescolares para llegar a una formación integral, más allá de la educación formal que se da en las escuelas. El objetivo es que todas las actividades no lectivas dejen de ser (como son ahora) causantes de desigualdades entre estudiantes ricos y estudiantes pobres.

La iniciativa, promovida por la Diputación de Barcelona, la Fundació Jaume Bofill y la Federación de Movimientos de Renovación Pedagógica (FMRP), ha sido bautizada con el nombre de Educació 360, "porque quiere cubrir todo el arco de posiblidades educativas, los 360 grados", ha indicado el director de la Bofill, Ismael Palacín. La previsión es que durante los próximos tres o cuatro años se incorporen nuevos socios al proyecto, entre ellos, por ejemplo, las federaciones de padres de alumnos, que no participan por ahora. El presupuesto inicial es de dos millones de euros.

Durante un primer periodo, el programa estudiará "el actual contexto de oferta y uso de actividades, se establecerán sinergias entre los implicados como ayuntamientos, asociaciones de familias, entidades de ocio educativo y escuelas, y se diseñarán programas a partir de criterios comunes", ha adelantado Carles Barba, director del Educació 360. Para ello, la alianza cuenta también con el apoyo de grupos de investigación de las universidades de Barcelona (UB), Autònoma de Barcelona (UAB), Girona (UdG) y Vic (UVic) y la experiencia de entidades como la asociación Rosa Sensat.

La participación de las administraciones locales, ha remachado Barba, será clave para que la cuestión vaya integrándose en las agendas municipales, y, a través de ellas, en el sistema público. El propósito es "trasladar a la Administración autonómica una red en funcionamiento", ha concluido. Pese a que varios 'exconsellers' de Ensenyament y actuales altos cargos del departamento han asistido este lunes a la presentación del proyecto, de momento la Generalitat tampoco se ha implicado directamente en él.

Un ámbito muy disperso

Se trata de una iniciativa que parte de "un ámbito muy disperso, en el que se incluyen agentes educativos de muy distinto orden, con culturas profesionales muy distintas", ha advertido Elena Sintes, socióloga especializada en educación. Sintes es la autora de diversos estudios sobre la materia, entre ellos la publicación 'Escuelas a tiempo completo', en el que se analizan cómo los centros educativos de Francia y de Alemania, "se abren ya a otros actores educativos" para garantizar que todos sus alumnos, sean cuales sean los recursos de sus familias, tienen acceso al ocio educativo.

"Es un proyecto que supera los límites de lo educativo", ha insistido el director de Educació 360. "Impacta en la enseñanza integral de los niños y jóvenes, efectivamente, pero también tiene un fuerte componente social, porque promueve la igualdad, y un cariz político, ya que su aplicación deberá ser sistémica", ha agregado.

Las familias se muestran por ahora reticentes

Ninguna de las varias federaciones de padres de alumnos que hay en Catalunya participa, de momento, en la puesta en marcha del programa Educació 360. Quieren ver, explica Belén Tascón, presidenta de la Fapac, "cómo evoluciona el proyecto", antes de decidir si se adhieren a él.

Entre las reticencias que muestran las ampas está, por ejemplo, la financiación de las extraescolares o de los espacios de ocio educativo como el comedor, "que debería considerarse como un tiempo lectivo y, por tanto, estar financiado por la Generalitat", reclama Tascón. "Si este programa quiere sentar las bases de una política pública, debería contar con la presencia de la Conselleria d'Ensenyament", defiende.

0 Comentarios
cargando