Ir a contenido

La violencia contra la infancia, ¿una prioridad política?

CARMELA DEL MORAL. ANALISTA JURÍDICO DE DERECHOS DE INFANCIA DE SAVE THE CHILDREN

Save the Children ha instalado una lona de 130 metros cuadrados en la plaza Cascorro de Madrid para dar a conocer su campaña #LosÚltimos100 contra la violencia infantil. / Pablo Blazquez (Save the Children)

Save the Children ha instalado una lona de 130 metros cuadrados en la plaza Cascorro de Madrid para dar a conocer su campaña #LosÚltimos100 contra la violencia infantil.
Save the Children ha instalado una lona de 130 metros cuadrados en la plaza Cascorro de Madrid para dar a conocer su campaña #LosÚltimos100 contra la violencia infantil.

/

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, comparece hoy ante la Comisión de Infancia del Congreso de los Diputados. Lo que era una comparecencia amable y a petición propia para explicar las políticas de infancia que está llevando a cabo su Ministerio, se va a convertir en una rendición de cuentas casi seis meses después del mandato que el Congreso planteó al Gobierno: la redacción de una Ley Orgánica para la Erradicación de la Violencia contra la Infancia en el plazo de un año. Este mandato fue planteado y aprobado por la mayoría de los partidos del Congreso, incluyendo el Grupo Popular, por lo que sorprendió que el pasado diciembre el Consejo de Ministros no incluyese esta ley en su planificación de 2018.

La ministra tendrá que responder a dos preguntas formuladas por los grupos políticos: el por qué de esta ausencia en las previsiones normativas, y en qué punto están los trabajos de esta ley en el Ministerio. Frente a la habitual falta de interés por la infancia que existe entre los responsables políticos de nuestro país, la ministra tiene hoy la oportunidad de dar un paso al frente y convertir en prioridad pública una cuestión que cuenta con alto consenso social: acabar con la violencia que sufren miles de niños y niñas en nuestro país y proteger de forma integral a las víctimas.

Pero, ¿qué debe tener una Ley de este alcance y estas características? ¿A qué entornos de la vida del niño debe afectar? ¿Sobre qué debe poner el foco? En Save the Children lo tenemos claro: prevención, concienciación, protección y restauración. En esta nueva ley, la definición de violencia debe ser amplia y clara, y debe recogerse expresamente la prohibición de usarla contra niños y niñas. Además, deben hacerse campañas públicas de concienciación en el rechazo a toda forma de violencia contra la infancia; debe apoyarse a padres y madres en la crianza positiva y libre de violencia, mediante formación y la ayuda de profesionales. Quienes trabajen con niños deberán recibir formación en violencia contra la infancia y así poder reconocer los indicios de la misma. En todos los colegios e institutos tiene que haber protocolos claros de actuación ante situaciones como el acoso escolar o los abusos sexuales.

Aunque creemos que la respuesta penal es siempre la última respuesta, es esencial que aumenten las penas accesorias que impidan a los condenados por violencia contra la infancia trabajar con niños, además de introducir la reeducación para los agresores. Asimismo, en el caso de que un niño o niña llegue a un procedimiento judicial, éste debe adaptarse a sus necesidades especiales, evitando que la experiencia judicial sea tan traumática como la agresión vivida. Esto pasa por una formación de los profesionales jurídicos en derechos de infancia, y por la creación de una fiscalía y jurisdicción especializadas. Además, y como garantía de restauración de las víctimas, es necesario que la prescripción de los delitos sexuales comience cuando las víctimas alcancen los 30 años (actualmente, el tiempo empieza a contar desde que cumple los 18), lo que evitaría la impunidad en la que quedan muchos de estos crímenes.

Estas son sólo algunas de las medidas que desde Save the Children consideramos deben incluirse en una Ley de estas dimensiones, y nosotros sólo somos una de las muchas organizaciones que trabajan en la lucha contra la violencia: queda mucho ámbito de mejora y hay mucho por hacer; y sabemos cómo. Ahora es el momento de que el Gobierno, liderado por la ministra Dolors Montserrat, ponga en marcha toda su maquinaria para desarrollar un texto integral, garantista y que, además de ser un primer paso hacia el fin del sufrimiento que la violencia provoca día a día en nuestro país, nos ponga a la vanguardia a nivel mundial en la lucha contra la violencia contra la infancia y la adolescencia. Es el momento de que el Gobierno muestre el compromiso que tiene con sus niños y niñas. Es el momento de redactar una Ley que luche por ellos y defienda sus derechos frente a la violencia. Es el momento de hacer de la violencia contra niños y niñas una cuestión pública de primer orden.

0 Comentarios
cargando