Ir a contenido

Está detenido

Una nota de "I need help" libera a una mujer secuestrada y violada en Tossa de Mar

La Policia Local acude al domicilio tras recibir el mensaje y termina con un cautiverio de casi dos mesos

La mujer, de origen alemán y 39 años, ha denunciado haber sido violada más de diez veces por su carcelero

Guillem Sànchez

zentauroepp8650219 sant feliu de llobregat 30 07 2008 operacion salida vacacion171206144704

FERRAN NADEU

La nota que recogieron dos agentes de la Policia Local de Tossa de Mar ayer lunes por la mañana contenía este mensaje en inglés: "I need help" (necesito ayuda). La entregaba un hombre que había trabajado en esta localidad de la Costa Brava durante el último verano. Los policías le preguntaron de dónde salía aquella nota. Él respondió que se la había dado a escondidas una mujer alemana, de 39 años, que compartía piso con él y con su compañero de piso. 

La mujer, detalló el 'mensajero', vivía con ellos desde hacía algunos meses. Había sido su compañero de piso quien la trajo, un hombre de 50 años. Lo cierto, admitió a los agentes, es que ella salía muy poco de la habitación y, a menudo, discutía en alemán con su compañero de piso. Pero él se había mantenido al margen, porque no habla esa lengua. 

Visita al domicilio

Los policías, tras escuchar el relato, sospecharon que podría tratarse de un caso de violencia machista. Se dirigieron en ese instante al domicilio en el que residían los tres implicados. Les abrió la puerta un hombre, que respondió tranquilamente que la mujer se encontraba en su habitación en ese instante. Pero torció el gesto cuando los agentes le informaron de que querían hablar con ella. Finalmente, accedió. Pero la autora de aquella nota de auxilio, de entrada, esquivó las preguntas de los policías y rehusó aclarar por qué la había escrito. Fue en el momento en que los dos policías se dieron la vuelta para salir del domicilio cuando ella logró reunir el valor necesario para pedir ayuda en presencia del hombre que se había convertido en su carcelero, y en su violador.

"Estaban a punto de salir por la puerta y ella les gritó para impedir que se marcharan", explican a este diario fuentes policiales. Los agentes se dieron la vuelta, entraron de nuevo en la casa y la sacaron de allí. La llevaron al CAP de Tossa de Mar, porque se percataron de que presentaba algunas heridas. En el centro sanitario el caso dio un nuevo giro porque, según relató la mujer, no se trataba solo de un caso de violencia machista. Era otra cosa.

Dos meses de cautiverio y más de diez violaciones

La mujer relató que había llegado a Tossa aquel verano buscando trabajo. Allí conoció al hombre que acababa de abrirles la puerta y este le ofreció vivir con él y con su compañero de piso. Ella aceptó. El problema, explicó a los policías y a los médicos, es que con el tiempo, aquel hombre empezó a controlarla y a mostrar un carácter cada vez más posesivo, hasta que le acabó prohibiendo pisar la calle. Le sacó todo el dinero, el teléfono móvil y la tablet. Según ha denunciado la mujer, este hombre la ha violado en más de diez ocasiones durante los casi dos meses de secuestro.

La revelación provocó que los agentes acudieran de nuevo al piso. Esta vez para arrestar al sospechoso, que aún no ha pasado a disposición judicial. La unidad de investigación de los Mossos d'Esquadra se ha hecho cargo del caso. El Ayuntamiento de Tossa de Mar ha facilitado a la mujer un hotel y ha activado a los servicios sociales municipales para acompañarla. 

0 Comentarios
cargando