Ir a contenido

El estreno del AVE València-Castellón

Y ahora, el "falso AVE" entre Castellón y Tarragona

El lobi empresarial que presiona por el corredor mediterráneo alerta de las deficiencias del tramo hasta Vandellòs, prometido para este año

Nacho Herrero

Un tren de cercanías adelanta al AVE en el que viajaba Rajoy, detenido por un problema técnico

Un tren de cercanías adelanta al AVE en el que viajaba Rajoy, detenido por un problema técnico / MIGUEL LORENZO

La puesta en marcha del servicio de trenes AVE entre València y Castellón solo es un pequeño avance para el corredor mediterráneo, apenas un parche en una infraestructura que en los últimos meses acumula algunos progresos, muchas promesas y otras tantas dudas. Eso sí, existe una preocupación generalizada porque el incidente en el viaje inaugural de este lunes no sea una excepción y la inclusión de dos trenes diarios más por trayecto acabe de saturar una plataforma en la que conviven convoyes de mercancías, de cercanías y de media y larga distancia y se multipliquen los ya frecuentes retrasos.

Con Ana Pastor al frente del Ministerio de Fomento, se renunció a la doble plataforma (cuatro vías, dos en cada sentido) para apostar el 'tercer hilo' que se ha instalado para poder acoger a los AVE y que debía estar acabado en el 2015. "Iba a ser más rápido y barato, pero no ha sido ni una cosa ni otra", lamentó Josep Boira, secretario autonómico de la Conselleria de Obras Públicas de la Generalitat valenciana, que recordó que en el tiempo invertido en construirlo habría dado tiempo a hacer la doble plataforma "y ahora tendríamos un verdadero servicio de alta velocidad y la red descongestionada". Boira recordó además que "es imposible el paso a altas velocidades en un tramo saturado y anticuado y, por tanto, solo ofrece una calidad y un tiempo de trayecto propios del siglo XX".

El "falso AVE" entre Castellón y Tarragona

Recientemente, Íñigo Gómez De la Serna, el actual responsable de la cartera de Fomento, anunció que a finales del 2019 se retomará el proyecto de la doble plataforma entre València y Castellón y anunció una inversión de 1.170 millones frente a los 178 que ha costado hasta ahora el 'tercer hilo'. Pero no se prevé que se inaugure antes del 2022.

En junio, Fomento también se comprometió a que a finales del 2018 estará instalado el ancho internacional en el tramo entre Castellón y Vandellòs, lo que debería reducir media hora el trayecto hasta Barcelona. Ya han empezado las pruebas en el tramo Vandellòs-Tarragona, recientemente puesto en tensión.

Pero hace apenas una semana que AVE, el lobi de empresarios valencianos que desde hace años lidera la campaña por el corredor mediterráneo, entendido como doble plataforma de ancho internacional entre la frontera francesa y Algeciras y paralelo a la costa, advirtió de limitaciones técnicas que reducirán la velocidad de los trenes de pasajeros entre Castellón y Tarragona.

La asociación explicó que se está construyendo un "falso AVE", pues no está proyectado con los radios de vía adecuados, tampoco la electrificación prevista es la necesaria, ni la distancia entre ejes de vía y los postes la adecuada.

La revisión de noviembre

AVE se comprometió a revisar semestralmente los cumplimientos e incumplimientos del Gobierno y el pasado mes de noviembre hizo su últimos análisis, con dos baremos, por un lado la exigencia de que la infraestructura esté acabada por completo en el 2025 y otro a corto plazo con objetivos para el bienio 2018-2020.

Vicente Boluda, presidente de AVE, apuntó entonces que en los seis meses anteriores, aunque lento había existido un avance y fijó como prioridades el túnel pasante en València para evitar el actual rodeo que presenta el trazado del tren, la obra en Vandellós y la de La Encina, para comunicar por alta velocidad Alicante y la capital autonómica.