Ir a contenido

Multa y más inversiones

Fomento multará y exigirá más inversiones a la concesionaria de la AP-6

Serrano adelanta que también se pedirán compensaciones por los gastos de la Administración

El director general de Tráfico admite "fallos" pero los atribuye todos a Iberpistas

Manuel Vilaseró

Gregorio Serrano, antes de iniciar su comparecencia en el Congreso.

Gregorio Serrano, antes de iniciar su comparecencia en el Congreso. / JOSÉ LUIS ROCA

El expediente informativo abierto por el Ministerio de Fomento a raiz del caos de la AP-6 derivará en dos expedientes, uno "sancionador" y otro "penalizador", por los que "se multará a la concesionaria", además de exigirle una compensación por los gastos incurridos por la Administración así como nuevas inversiones.

Así lo ha anunciado el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, durante su comparecencia este lunes en la comisión de Seguridad Vial del Congreso para dar cuenta de su actuación durante la nevada que el pasado 6 de enero dejó a más de 3.500 vehículos atrapados en la autopista de acceso a Madrid y que llevó a la mayoría de la oposición a pedir su cabeza. 

Fallos, sí, pero ajenos 

Serrano ha iniciado sus explicaciones reconociendo que se produjeron "errores, fallos y problemas" que impidieron que "se funcionara todo lo correcto que se debería". También ha pedido "una vez más, disculpas a esos ciudadanos que pasaron frío, rabia y desesperación".

Parecía que iba a entonar el mea culpa, pero ha acabado siendo todo lo contrario. Todos los errores los ha atribuido a la concesionaria. "Autocrítica cero", como le echaría en cara luego un diputado de la oposición.

"Los dos fallos mortales de necesidad" de  Iberpistas fueron, según Serrano, "levantar las restricciones a las 19 horas del sábado cuando ya se habían aparecido problemas una hora antes" y "cortar la vía a las 21 horas sin activar el protocolo de emergencia hasta dos horas más tarde". A su juicio, estos fallos provocaron que se causara el gran colapso donde "quedaron atrapados miles de vehículos".

El hecho de que no se activara el protocolo de emergencia hasta las 22.50 provocó que se mantuvieran abiertos algunos accesos a la autopistas hasta esa hora y que la Administración no pudiera intervenir, según Serrano. Este ha reprochado también a Iberpistas que en ningún momento se decretara el nivel rojo de alerta (obliga a circular con cadenas y a un máximo de 30 kilómetros a la hora), una descoordinación en los horarios de cierres de los accesos, deficiencias en la información suministrada a la DGT y a la dirección general de Carreteras y haber usado máquinas quitanieves para cortar el tráfico inutilizándolas para su auténtica función.

La DGT actuó a ciegas 

"Aunque los errores fueron de la concesionaria, eso no le exonera a usted de responsabilidades. ¿Porque no actuó antes la DGT?, se ha preguntado el diputado socialista, Pablo Bellido, a lo que Serrano ha respondido con este sorprendente dato: "no teníamos ninguna información porque en nuestros centros de control apenas tenemos cámaras para ver lo que pasa en la AP-6 y las que tenemos no las podemos operar".

También ha propuesto un cambio legislativo por el que la DGT sea siempre la última responsable de las decisiones en caso de nevadas, porque la actual normativa, una ley que data del 1972, da esa potestad a las concesionaarias.

Las meteduras de pata

Además de reprocharle su nula autocrítica y reiterar su petición de dimisión, los grupos de la oposición le han recordado sus meteduras de pata a la hora de culpar a los ciudadanos del caos, de recomendarles un ridículo kit antinevadas en Twitter y  de haber seguido la crisis desde su casa de Sevilla. Sobre estas cuestiones se ha limitado a recomendar que nadie escriba en las redes sociales cuando está "dolido, cabreado o indignado". También ha recordado una esta frase de Churchil: "tragarse sus propias palabras resulta un dieta muy saludable".