doble crimen

Bilbao asume el asesinato de dos ancianos como "un fracaso social"

Los dos menores sospechosos son "muy inestables" y en ocasiones "agresivos"

Las asociaciones vecinales denuncian que llevan años clamando por el incremento de los robos violentos

Los servicios funerarios se llevan los cadáveres de los ancianos, en  en el barrio bilbaino de Otxarkoaga, el pasado día 18 de enero.

Los servicios funerarios se llevan los cadáveres de los ancianos, en  en el barrio bilbaino de Otxarkoaga, el pasado día 18 de enero. / LUIS TEJIDO

2
Se lee en minutos
Aitor Ubarretxena
Aitor Ubarretxena

Periodista

ver +

El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, ha puesto en palabras una sensación compartida por muchos vecinos de su ciudad. Que dos chavales de 14 años hayan asesinado, presuntamente, a una pareja de ancianos de 87 años con enorme saña para robarles supone un “fracaso social”, mucho más allá de los problemas de seguridad ciudadana. Y los portavoces vecinales se preguntan “qué ha fallado” para que se haya producido una tragedia como esta, cuando llevan meses alertando de la escalada de violencia en el barrio Otxarkoaga.

Los dos menores habían estudiado en un centro educativo del mismo barrio donde se perpetró el crimen, aunque actualmente estaban matriculados en otros colegios de Getxo y El Peñascal. Quienes tuvieron trato con ellos les recuerdan como dos menores “muy inestables" y, en ocasiones, “agresivos”, aunque nada hacía pensar que pudieran llegar a cometer algún día un crimen tan violento. Sí protagonizaron incidentes, como amenazas a otros compañeros y profesores y destrozos en el mobiliario. Ambos sufren problemas de integración social y al menos uno de ellos formaba parte de una familia desestructurada y había pasado por diversos centros de acogida.

La detención de los menores, según ha trascendido, también ofrece datos reveladores. Su identificación fue muy rápida gracias a la colaboración vecinal, y además ambos contaban con antecedentes por hurtos y robos con violencia. El primero de ellos se había escondido nada más cometer el crimen, al parecer con la ayuda de unos familiares, pero pudo ser localizado dos días después en Balmaseda. Los agentes de la Ertzaintza acudieron a continuación al domicilio del segundo menor, donde transmitieron a su madre que la mejor opción era entregarse. La mujer, muy afectada, logró que su hijo se pusiera en manos de la justicia en una gasolinera, hasta donde acudió acompañado de varios familiares. Fue inmediatamente detenido y conducido a comisaría.

Concatenación de errores

El presidente de la Asociación de Familias de Otxarkoaga, Pablo Herrán, considera que la muerte del humilde matrimonio de octogenarios ha sido posible por "una concatenación de errores”. Aunque ha admitido que desconoce si los dos detenidos son vecinos del barrio, sí está seguro de que la solución debe venir del ámbito policial, “para que paguen por lo que han hecho”, pero también del social y el educativo.

Noticias relacionadas

En la misma línea, el presidente de la Federación de Asociaciones Vecinos de Bilbao, Javier Muñoz, ha defendido la adopción de "medidas preventivas", y ha reclamado que la Policía Municipal esté "más activa, paseando más por la calle y menos por la oficina". Aunque reconoce que los problemas de seguridad de Bilbao son similares a los de otras ciudades de su tamaño, ha instado a las instituciones a detectar los focos de peligrosidad para “actuar rápidamente".

El barrio, edificado en los años 60 sobre un antiguo poblado de chabolas en uno de los montes que rodean a la capital vizcaína, cuenta con 10.000 habitantes de origen humilde. En los dos últimos años se ha acentuado la sensación de inseguridad, ya que se han multiplicado los asaltos a viviendas. En concreto, era frecuente que algunos menores cometieran robos en tiendas y a personas mayores. Una decida respuesta desde el Ayuntamiento de Bilbao permitió que los delitos disminuyeran, pero ahora han rebrotado con una violencia desconocida hasta la fecha.