Ir a contenido

Tras la denuncia de EL PERIÓDICO

Los Maristas de Castilla piden perdón por el escándalo de pederastia en Chile

Los responsables de la provincia de la orden religiosa donde se formaron cuatro de los acusados emiten un comunicado de condena

Efe

Casa de la Providencia de los Maristas en Santiago de Chile.

Casa de la Providencia de los Maristas en Santiago de Chile. / PANCHO FLORES

Los Maristas de la provincia de Compostela, que agrupa Galicia, Castilla y León, Asturias y Portugal, han expresado este miércoles su rotunda condena a la pederastia y han pedido perdón por los abusos sexuales denunciados por al menos una treintena de exalumnos de colegios maristas en Chile. Cuatro de los siete religiosos investigados por agresiones sexuales cometidas desde 1970 hasta el 2010 fueron formados en el Juniorado Hispanoamericano de la organización religiosa en Castilla y León, primero ubicado en Palencia y después en Valladolid. Los otros tres imputados son hermanos maristas chilenos.

De este modo, los Maristas de dicha provincia han reaccionado a las informaciones publicadas por EL PERIÓDICO sobre la reproducción en Chile del 'caso Maristas' de Barcelona. 

Los cuatro maristas instruidos en el Juniorado Hispanoamericano de Castilla y León que están investigados son Abel Pérez, natural de Villabellaco de Santullán (Palencia) y de 70 años; Adolfo Fuentes, de San Cebrián de Campos (Palencia) y de 75 años; Jesús Castañeda, de Mayorga de Campos (Valladolid) de 63 años, y José Monasterio, de Villanueva de Argaño (Burgos) y ya fallecido. 

Los tres primeros fueron reclutados entre los 10 y los 15 años e ingresaron, han informado los Maristas, para ser formados en el Juniorado Hispanoamericano, que desde 1986 es una residencia de ancianos religiosos. En este centro, según recuerdan los Maristas en el comunicado, estudiaron varios de los hermanos acusados en Chile y estuvo abierto como centro educativo desde 1951 hasta 1986. En esos años pasaron por él más de 2.000 alumnos y de ellos unos 70 hermanos salieron para países de Hispanoamérica en misión evangélica y educativa.

La rápida reacción de los Maristas de la provincia de Compostela contrasta con la esquiva actitud de la organización religiosa cuando EL PERIÓDICO destapó el escándalo catalán. Solo en diciembre del 2016 hizo Emili Turú, entonces superior general de la organización religiosa, una petición clara de disculpas por los abusos cometidos por hermanos maristas, cuando el caso catalán estalló en febrero de ese año.

Por otra parte, el obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello, ha mostrado su más absoluto rechazo y tristeza por los supuestos abusos sexuales cometidos por religiosos.

"A nosotros nos produce especial amargura y rechazo el pensar que personas consagradas al Señor, y precisamente con una vocación de atención a niños, puedan verse en estas situaciones tan rechazables", ha dicho el obispo auxiliar de Valladolid.

0 Comentarios
cargando