Ir a contenido

Varapalo de la Iglesia

Los obispos exigen al Gobierno acabar con los CIE

También recalman que se acabe con las devoluciones sumarísimas y cumplir los cupos de refugiados

La entrada del CIE de la Zona Franca.

La entrada del CIE de la Zona Franca. / DANNY CAMINAL

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha criticado al Gobierno por no cumplir los cupos de refugiados comprometidos para España y ha reclamado al Ejecutivo que busque una alternativa a los centros de internamiento de extranjeros (CIE) y detenga las expulsiones sumarias de inmigrantes desde Ceuta y Melilla.

Según el presidente de la Comisión Episcopal de Migraciones, el obispo de Astorga Juan Antonio Menéndez, hay alternativas que serían mucho más adecuadas que los centros de internamiento "sobre todo cuando se mezclan menores, familias, mayores, y personas que pueden estar en situaciones delictivas".

En concreto, ha criticado la situación de los inmigrantes internados en la cárcel de Archidona (Málaga), y ha destacado que este tipo de centros "no son la mejor solución".  El pasado mes de noviembre el Ministerio del Interior transformó la nueva cárcel de Archidona, pendiente de inauguración, en un CIE provisional, cuyas condiciones han sido denunciadas por sindicatos y asociaciones de apoyo a los inmigrantes. El pasado 29 de diciembre, uno de los internos, un ciudadano argelino de 36 años, se suicidó en las dependencias del centro. 

Las propuestas del Vaticano

En una rueda de prensa con motivo de la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado que se celebrará el próximo 14 de enero, el presidente de la Comisión Episcopal de Migraciones, ha dado a conocer este lunes los 20 puntos propuestos por el Vaticano a las Naciones Unidas sobre migración y refugiados bajo el lema "Acoger, proteger, promover e integrar".

Estas propuestas se concretan en medidas políticas para alcanzar una seguridad en inmigración y, de aprobarse, supondrían "un paso de gigante para conseguir una migración lo más humana posible", a juicio del Episcopado español.

Entre las demandas de la Santa Sede, elaboradas con el apoyo de las Conferencias Episcopales, están el que se favorezca la creación de corredores humanitarios para acoger a los más vulnerables, acabar con las expulsiones masivas, garantizar el acceso a la Justicia y que se respete la condición de menores de los inmigrantes por encima de cualquier otra condición.

En relación a España, los obispos han valorado la respuesta de la sociedad española hacia los inmigrantes y ha destacado que, a diferencia de lo ocurrido en algunos países del norte de Europa, aquí no se han registrado brotes de xenofobia, gracias -en opinión de Menéndez- a la experiencia migratoria de los españoles que les llevó a aprender que "el forastero es un hermano y no un competidor".

Contra las expulsiones sumarias

Ha pedido que se extreme el cuidado en las fronteras, especialmente en la frontera sur, para que no se lesionen los derechos fundamentales de los inmigrantes, sobretodo de los menores.

En este sentido, ha reclamado que se acabe con las devoluciones sumarísimas y ha recordado que España ha sido condenada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por haber expulsado colectivamente a personas inmigrantes.

En esto ha coincidido la secretaria general de Cáritas, Natalia Peiro, quien ha subrayado que el drama de la inmigración no se debe tanto a una crisis humanitaria como al fracaso de las políticas migratorias centradas en el control de flujos. "Es un escándalo que afecta a la dignidad de las personas", ha destacado Peiro. La secretaria general de Cáritas ha destacado que, desde las organizaciones de Iglesia se posicionan "siempre y sin titubeos" al lado de los migrantes y refugiados "testigos de muerte y de dolor en escenarios como Tarifa, el Tarajal, las vallas, Siria o las aguas del Mediterráneo".

A favor de crear pasillos humanitarios

El obispo de Astorga ha criticado al Gobierno por no cumplir con el cupo de acogida de refugiados que la Unión Europea tenía previsto para para España y ha recordado que la Iglesia "siempre se ha ofrecido para colaborar subsidiariamente con las organizaciones a las que el Gobierno ha encomendado esta cuestión". El plazo finalizó el 26 de septiembre de 2017 y en esa fecha España había acogido a algo más de una décima parte de los 17.337 previstos. Menéndez ha recordado la "vieja aspiración" de la Conferencia Episcopal Española de poner en marcha en España los corredores humanitarios para refugiados en situación de vulnerabilidad, unos pasillos que ya funcionan en Italia y Francia y que han sido desarrollados con el impulso de la Comunidad de Sant'Egidio. En España, tienen todo preparado a falta del sí del Gobierno. "Hasta el momento no hemos tenido éxito pero seguiremos insistiendo", ha asegurado.