Ir a contenido

Investigación polémica

"La verdad está ahí fuera"

El Gobierno de EEUU confirma que ha mantenido hasta hace poco un programa para investigar ovnis

El Pentágono dice que acabó en 2012 pero su antiguo director afirma que continúa con fondos privados

Idoya Noain

Extraño objeto divisado por un piloto de combate de EEUU frente a las costas de California.

Extraño objeto divisado por un piloto de combate de EEUU frente a las costas de California.

En vez de algo dramático como Expediente X se denominó de forma más anodina y burocrática: Programa de Identificación de Amenaza de Aviación Avanzada. No estaba totalmente protegido por el secreto absoluto de la clasificación pero sí parcialmente y operaba bajo conocimiento de solo unos pocos. Y nunca se había reconocido pública y oficialmente. Hasta ahora.

Durante al menos cinco años, de 2007 al 2012, el Gobierno de Estados Unidos ha estado financiando la investigación de encuentros con ovnis según revelaron el sábado The New York Times y Politico. No hay, que se sepa, resultados concluyentes de esa investigación, aunque parte del programa sí ha sido secreta y se mantiene clasificada. Y pese a que las autoridades aseguran que se abandonó ante un cambio en las "prioridades" de financiación, algunos, incluyendo Luis Elizondo, el hombre que dirigió el empeño desde la quinta planta en el Anillo C del edificio del Pentágono, aseguran que continúa, aunque sea sin financiación pública. Esas fuentes también afirman que en las pesquisas sigue participando personal de la CIA y el Ejército, incluyendo la persona que ha sustituido a Elizondo, que no se ha logrado identificar.

Lo que sí se sabe es lo que han revelado los dos artículos de este fin de semana: que el programa se puso en marcha en 2012, cuando el Pentágono, a instancias del senador demócrata de Nevada Harry Reid, apropió fondos para investigar informaciones sobre encuentros con objetos volantes no identificados. Las indagaciones incluyeron entrevistas con quienes aseguraban haberse topado con aeronaves cuyas maniobras y operaciones desafiaban las leyes de la física, incluyendo pilotos militares. También se revisaron vídeos como uno que se hizo público en agosto, donde dos aviones de combate grabaron un encuentro con un inexplicable objeto oval blancuzco, de tamaño similar a un avión comercial.

22 millones de dólares al año

El programa estuvo dotado con 22 millones de dólares al año, una cantidad que hacía que pasara fácilmente desapercibido entre las mastodónticas cuentas que maneja la Defensa estadounidense, con 600.000 millones de presupuesto anual. Y la mayoría del dinero fue a una compañía de investigación aeroespacial propiedad de Robert Bigelow, un multimillonario amigo del ahora retirado senador Reid, que también trabaja para la NASA y que, como el dimitido Elizondo, es crítico con el excesivo silencio que rodea a la investigación de fenómenos no explicados.

"Internacionalmente somos el país más retrógrado en este tema", le ha dicho Bigelow al Times. "Nuestros científicos tienen miedo de ser condenados al ostracismo y los medios temen el estigma. China y Rusia son mucho más abiertos y trabajan en esto con grandes organizaciones. Pequeños países como Bélgica, Francia, Inglaterra o Chile son más abiertos. Son proactivos y están dispuestos a hablar del tema en vez de reprimirse por un tabú juvenil". En España también se ha investigado sobre el tema.

No es la primera vez que EEUU investiga fenómenos sin explicación. De 1947 a 1960 la Fuerza Aérea investigó 12.000 informaciones sobre ovnis. Dentros de ese esfuerzo hubo un programa, el Proyecto Libro Azul, que aunque determinó que la mayoría tenía que ver con estrellas, nubes, aeronaves radicionales o aviones espías dejó 701 casos sin explicación.

Reid, el antiguo senador, tampoco ha negado su orgullo por haber puesto en marcha el programa. "No me avergüenzo ni lo siento. He hecho algo que nadie ha hecho antes", le ha declarado al Times. Este sábado tuiteó el artículo del rotativo. Y lo acompañó de una frase que es un mantra no solo para los seguidores de Expediente X: "La verdad está ahí afuera".

0 Comentarios
cargando