Ir a contenido

Fin del conflicto

Los examinadores de tráfico desconvocan la huelga tras pactar con la oposición

Todos los grupos parlamentarios a excepción del PP pactan una enmienda a los presupuestos con el complemento que reivindica el colectivo

La minoritaria UGT deja la puerta abierta a mantener el paro en Catalunya

Manuel Vilaseró

Examinadores catalanes, concentrados durante una de las protestas.

Examinadores catalanes, concentrados durante una de las protestas. / ALBERT BERTRAN

Tras cinco meses de paros y negociaciones infructuosas con la Dirección General de Tráfico (DGT), los examinadores han desconvocado la huelga gracias a un pacto con la oposición. Todos los grupos parlamentarios a excepción del PP han acordado introducir una enmienda en los Presupuestos Generales del Estado del 2018 con el complemento específico de 250 euros en 14 pagas reclamado por el colectivo.

Los grupos parlamentarios firmantes del acuerdo tienen mayoría más que suficiente para que la enmienda salga adelante, aunque deberán esperar a que el Gobierno decida tramitar los presupuestos. Por ahora los ha paralizado ante la falta de apoyo del PNV y no es probable que salgan adelante antes de seis meses. Ante esta perpectiva no es de extrañar que el presidente de la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra), Joaquín Jiménez, se haya mostrado cauteloso y haya advertido de que los examinadores estarán atentos: "El compromiso será definitivo cuando el complemento específico quede reflejado en nuestras nóminas". 

Petición de disculpas

Jiménez, que ha anunciado la desconvocatoria en una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados escoltado por los portavoces de los grupos de la oposición en la comisión de Seguridad Vial, ha pedido "disculpas" por haber protagonizado "el conflicto más largo de la Administración".

Aún existe la posibilidad de se mantenga la huelga en Catalunya. Fuentes de UGT han explicado que de entrada no están de acuerdo con abandonar el paro, ya que el gobierno español no habría accedido a las mejoras que reclamaban. Aunque la UGT no tiene una representación mayoritaria entre los examinadores en Catalunya, estos se podrían acoger al paro si lo quisieran. El sindicato tomará una decisión en los próximos días. 

La DGT no ha querido valorar el anuncio de un pacto que le deja en evidencia. Su máximo responsable, Gregorio Serrano, había llegado a expresar su acuerdo con las reivindicaciones de los examinadores y la imposisibilidad de darles satisfacción ante el veto del Ministerio de Hacienda a la subida.

Acercamiento infructuoso

Tanto la DGT como el comité de huelga acercaron posturas en una reunión mantenida el pasado 14 de noviembre, pero el conflicto se enconó después de que Serrano anunciara que impondría el 50% de servicios mínimos si la huelga se prolongaba en diciembre. Los examinadores redoblaron el pulso registrando la documentación pertinente para ampliar los paros este mes.

El conflicto ha supuesto la realización de 65 días de huelga desde el pasado 19 de junio, que han causado el aplazamiento de más de 210.000 exámenes prácticos para obtener el carnet de conducir y pérdidas de más de 90 millones de euros para las autoescuelas, según la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE).

Las autoescuelas temen un "cierre en falso"

La Confederación Nacional de Autoescuelas Españolas (CNAE) teme que la desconvocatoria de huelga sea un "cierre en falso" del conflicto al no basarse en un acuerdo con el Gobierno. "Tengo mis reservas de que esto no se haya cerrado todavía", ha señalado el presidente de la patronal, José Miguel Báez, que ha hecho hincapié en el aviso de lo spropios examinadores de que el fin conflicto será "definitivo" cuando vean en sus nóminas reflejado el complemento retributivo que reclaman.

Aún en el caso de que el conflicto se haya acabado, pasarán "meses" hasta que la situación de normalice debido a la acumulación de exámenes pendientes. La autoescuelas están recibiendo citas de exámenes para febrero.