Ir a contenido

JORNADAS DEL CNI

España refuerza con 20 millones más la protección ante ciberataques

El Gobierno blinda ministerios y organismos con un mando único de seguridad digital

Aumenta el 18% el presupuesto destinado a defenderse ante ataques informáticos y virus

Carmen Jané

Sáenz de Santamaría, ha anunciado que en 2018 se pondrá en marcha el centro de operaciones de seguridad de la Administración General del Estado. / EFE VÍDEO

El Gobierno destinará 20 millones de euros más el próximo año a reforzar la ciberseguridad nacional y creará para ello un nuevo organismo, el Centro de Operaciones de Ciberseguridad de la Administración General del Estado, que estará operativo el próximo verano. El organismo, que funcionará como un mando único de ciberseguridad para la Administración del Estado, coordinará las acciones de ciberseguridad en ministerios y entidades públicas, pero no en las comunidades autónomas ni en los ayuntamientos.

El nuevo organismo público ha sido anunciado este miércoles por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en la inauguración de las XI Jornadas STIC CCN-CERT, que se celebran en Madrid hasta este jueves con más de 2.200 asistentes. El encuentro, que concentra a administraciones, empresas y a algunos de los grandes especialistas de la ciberseguridad en España, pretende detectar a los mejores talentos y soluciones para mejorar la defensa nacional, también a nivel digital, con programas creados desde la Administración.

El futuro Centro de Operaciones de Ciberseguridad de la Administración General del Estado centralizará recursos que hasta ahora dependían de cada ministerio y estará coordinado con otros organismos ya existentes, como el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el Centro Nacional de Ciberseguridad (Incibe) y la entidad que coordina la respuesta ante incidentes tecnológicos, el CCN-CERT.

Según Luis Jiménez, responsable del Centro Criptológico Nacional, integrado en el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el nuevo organismo dependerá del Ministerio de Hacienda, concretamente de la Secretaría General de Administración Digital, y no interferirá ni con el Incibe, que se ocupa de la sociedad digital, ni con los CERT públicos, que alertan de las amenazas cibernéticas que se producen y ofrecen la primera respuesta. “Homologará las actualizaciones en la Administración, detectará brechas digitales y evitará que los sistemas no estén bien configurados y puedan ser vulnerables”, explica.

Ataques por todas partes

En la línea de ataques recibidos, más allá de los virus e intentos de encriptar ordenadores (ransomware) como Wannacry, el Gobierno destaca los de ciberactivistas catalanes relacionados con el 1 de octubre y la represión policial, que se lanzaron sobre las webs de la Administración estatal y lograron tumbar o piratear algunas de ellas. “Nos hicieron la auditoría de seguridad gratis”, afirmó un miembro del CCN. En concreto, admiten que les atacaron 70 páginas y consiguieron dejar inoperativas 12, entre ellas la del propio CNI. “Fueron ataques coordinados pero por chavales no expertos que se pasaban las instrucciones por internet. Incluso en el propio Anonymous -que es un concepto y no un grupo organizado y por tanto se apunta quien quiere- hubo discrepancias sobre si había que apoyar o no la independencia catalana”, señala Jiménez, que asegura que fueron ataques de poca importancia aunque con mucha difusión en las redes sociales pero de los que se pudieron recuperar en pocas horas. 

La creación del nuevo centro supone también ampliar el presupuesto destinado a la ciberseguridad en un 18% respecto al 2017, el año que ha sido récord en incidentes de seguridad (un 20% más según la industria), tras los casos vinculados el Wannacry y al Petya, que provocó grandes pérdidas económicas en empresas de todo el mundo.

Según anunció Sáenz de Santamaría, 16 millones de euros se dedicarán a “financiar proyectos de renovación tecnológica” y el resto a contratar personal. La vicepresidenta incluyó dentro del entorno de ciberseguridad la protección ciudadana ante la difusión de noticias falsas y desinformación, así como de filtrado de datos personales, e instó a las multinacionales que trabajan con datos masivos de personas a extremar las precauciones "no solo por su valor económico, sino por sus implicaciones éticas", dijo.

0 Comentarios
cargando