Ir a contenido

LOS EFECTOS DEL TEMPORAL

El frío garantiza el arranque de la temporada de esquí en el Pirineo

La previsión de intensas nevadas marca el inicio de una temporada que se prevé corta por la temprana Semana Santa

Tras Masella y Baqueira, La Molina abre este jueves, mientras que el resto lo harán entre el viernes y el puente de la Constitución

El Periódico

Telesilla de la Coma, en Masella, el pasado 10 de noviembre, primer día de la temporada de esquí 2017-2018.

Telesilla de la Coma, en Masella, el pasado 10 de noviembre, primer día de la temporada de esquí 2017-2018. / MARTA LLUVICH / ACN

Las intensas nevadas que están previstas a partir de este jueves en el Pirineo van a ser claves para que la nueva campaña de esquí 2017-2018 arranque a pleno rendimiento. Si en las últimas semanas ya han ido abriendo progresivamente las grandes estaciones de Masella (en la Cerdanya) y de Baqueira Beret (Vall d’Aran), este mismo jueves ha anunciado su estreno La Molina, que celebra este año su 75 aniversario. Para el viernes y el fin de semana, también iniciarán la temporada el resto de estaciones del grupo de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC), Espot Esquí y PortAiné (Pallars Sobirà) y Vall de Núria y Vallter 2000 (en la Cerdanya).

Tavascan y los complejos de esquí nórdico de Lles de CerdanyaSant Joan de l’ErmTuixèn-la VansaVirós-Vall Ferrera y Aransa prevén abrir en su mayoría durante el puente, aunque Lles no descarta adelantarse también a este fin de semana. Pese al optimismo y pese a que está siendo una campaña relativamente temprana, la de este año, con 142 días de esquí previstos, será una temporada más corta que la pasada, debido a que Semana Santa cae antes en el calendario.
 
Las previsiones a corto plazo, con el horizonte inmediato del puente de la Constitución, son más que positivas para todos los complejos invernales del Pirineo. La nieve fresca que caiga los próximos días se sumará al colchón de nieve artificial que se ha ido produciendo en las últimas semanas, gracias a las bajas temperaturas. El pronóstico meteorológico dice que el frío se hará aún más intenso por lo que se la producción de nieve se verá todavía más favorecida.
 
En Lleida, los 11 complejos invernales, que han invertido este año 13,25 millones de euros para modernizar sus instalaciones, esperan vender esta temporada un total de 1.331.000 forfaits, un 4% más que el pasado.