Ir a contenido

El mayor alijo de heroína en España conecta con los narcopisos del Raval

Los 331 kg hallados por la policía nacional hubieran generado 120 millones de euros en el mercado

La droga viajaba escondida en sacos de cemento comprados por un empresario turco residente en Catalunya

Guillem Sànchez

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, junto al delegado del Gobierno en Cataluna, Enric Milo,  y al Jefe Superior de Policia de Cataluna, Sebastian Trapote.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, junto al delegado del Gobierno en Cataluna, Enric Milo,  y al Jefe Superior de Policia de Cataluna, Sebastian Trapote. / Toni Albir

El Cuerpo Nacional de Policía (CNP) ha interceptado un cargamento de 331 kg de heroína en Barcelona. Se trata del alijo más grande de esta droga que se ha encontrado en España. Es de la variedad 'brown sugar' (azúcar moreno) y, tras ser cortada y adulterada, hubiera generado unos beneficios de más de 120 millones de euros. Los investigadores afirman que gran parte de esta mercancía iba dirigida al Raval de Barcelona, un vecindario en el que han anidado decenas de narcopisos. En realidad, toda la investigación comenzó en este barrio.

Hace meses, el Grupo 3 de Estupefacientes puso la lupa sobre unos vendedores de origen dominicano que suministraban heroína a narcopisos del Raval. Su seguimiento les condujo hasta Badalona, concretamente hasta la calle de Calderón de la Barca. Los dos sospechosos se citaron allí con un empresario de origen turco. El dispositivo de vigilancia desplegado constató un intercambio y se abalanzó sobre ellos. Encontraron una maleta. Al abrirla aparecieron 25 kilogramos de heroína. Una cantidad insólita.

Cemento para alimentación

Un día más tarde, el 17 de noviembre, registraron el domicilio del empresario. En su casa había otros 40 kilogramos de heroína. Al bucear entre los documentos de su empresa, a los investigadores les llamó la atención un envío que acababa de recibir en el puerto de Barcelona: Nueve contenedores de cemento. Su empresa era de alimentación, ¿para qué quería el cemento?

El 21 de noviembre, los agentes se presentaron en el puerto para averiguarlo. Había más de 7.000 paquetes de cemento. Los abrieron todos. La nube de polvo pronto les envolvió y necesitaron mascarillas para seguir trabajando. Escondidos en el fondo de varios sacos, fueron apareciendo paquetes de heroína. Sumada a la que habían intervenido la semana anterior, el alijo ascendía a 331 kilogramos.

Esta operación también indica que en Barcelona hay un auge del consumo de heroína. No solo inyectada, también fumada, inhalada o esnifada. El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, ha confiado en que esta operación servia para mitigar parte del daño que está causando. 

0 Comentarios
cargando