Ir a contenido

REFORMA LEGAL

Los médicos piden que se prohíba fumar en coches ocupados por niños

El comité contra el tabaquismo reclama introducir la modificación en la ley actual, que está siendo revisada

También reivindica que se vete lanzar colillas en la vía pública y más restricciones para el cigarrillo electrónico

El Periódico

Un conductor saca el brazo por la ventanilla de su coche, en el que viaja un niño, mientras sostiene un cigarillo.

Un conductor saca el brazo por la ventanilla de su coche, en el que viaja un niño, mientras sostiene un cigarillo. / JOAN CORTADELLAS

El Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), un organismo que agrupa a 33 colegios profesionales y entidades científicas, entre ellas la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS), ha reclamado una modificación de la actual ley que restringe el consumo de tabaco en lugares públicos para que incluya la prohibición de fumar dentro de los automóviles en los que viajen niños y embarazadas y en espacios al aire libre dirigidos a eventos deportivos y culturales (estadios, salas de conciertos, plazas de toros o cines al aire libre). La reivindicación, que incluye "la protección de los menores frente a películas o series televisivas en las que aparecen personas fumando y la prohibición de arrojar colillas en la vía pública", se hace aprovechando la reforma legal que están tramitando las Cortes.

Aunque reconoce que el problema del tabaquismo ha mejorado en España en los últimos años, "ya que la sostenida disminución del consumo de tabaco se ha acompañado de un declive de las enfermedades y muertes, a pesar de que aún no se aprecia entre las mujeres", el CNPT considera que "todavía demasiadas personas sufren y mueren prematuramente" por culpa de esta adicción.

El tabaco causa cada año en España entre 52.000 y 60.000 fallecimientos prematuros, lo que supone "un elevadísimo costes social y personal", así como una elevada carga asistencial para los servicios sanitarios.

Especialmente sensibles a sus efectos son los niños, ya que el humo que reciben como fumadores pasivos afecta a sus arterias y puede causar que sus pulmones no se desarrollen adecuadamente. "Existen estudios que señalan que la concentración de humo en el interior de un coche en el que una persona fuma puede ser hasta 100 veces superior a la de una de las calles más contaminadas del área metropolitana de Barcelona", señala Joan Ramon Villalbí, vicepresidente de la Sociedad Española de Salud Pública.

Ponerse al nivel de Europa

En Consejo de Ministros aprobó el pasado 17 de noviembre la trasposición de la directiva sobre productos de tabaco que introducía algunos cambios normativos, entre ellos ampliar las advertencias sanitarias en los paquetes de tabaco y restringir la publicidad de los cigarrillos electrónicos, aprobada en el 2014 por la Comisión Europea. Lo hizo "con un año y medio de retraso respecto al plazo dado por Bruselas", lamenta Villalbí.

Y a diferencia de otros países miembros de la Unión Europea, que han aprovechado la oportunidad para introducir mejoras en la prevención y el control del tabaquismo, como la ampliación de los espacios libres de humo y la prohibición de lanzar colillas al suelo en la vía pública, aquí "se ha hecho con una visión de mínimos desoyendo a la sociedad civil y a los profesionales de la salud, que están reclamando medidas más enérgicas que reduzcan el consumo de tabaco y la exposición al humo ambiental", denuncia el CNPT.

La prohibición de fumar en espacios abiertos de gran afluencia como los estadios al aire libre, por ejemplo, es una medida ya incorporada a su ordenamiento por el Parlamento Vasco. La de vetar los cigarrillos en el interior de los vehículos ocupados por niños, la han aplicado también muchos países. "La implantación de estos supuestos es sencilla, basta con incorporarlos a la ley general contra el tabaquismo", señala el vicepresidente de la SESPAS.

Las entidades reclaman asimismo extender la prohibición de uso de los cigarrillos electrónicos en todos los lugares en los que está prohibido fumar, como cafeterías y restaurantes, y "adoptar el empaquetado neutro del tabaco que evita que las cajetillas sean un elemento de márketing", subraya Villalbí.

Expulsar el cigarrillo de las películas

El Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo reclama, entre las alegaciones presentadas al real decreto, protección de los menores frente a películas o series de televisión en las que aparecen personas fumando, una propuesta que se están planteando también países como Francia. Allí, la ministra de Salud francesa, Agnès Buzyn, ha anunciado que en breve se pondrá en contacto con su homóloga de Cultura, Françoise Nyssen, para tratar de "desnormalizar la imagen que tiene el tabaco en la sociedad".

Buzyn, que compareció la semana pasada ante la Asamblea Nacional (el Parlamento francés) para hablar del plan de lucha contra el tabaquismo que se va a poner en marcha en el país, aseguró que el nuevo programa "trabajará sobre el márketing social del tabaco".

0 Comentarios
cargando