Ir a contenido

Una lacra social

Miles de personas marchan contra la violencia machista en Barcelona y Madrid

El rechazo de una lacra que suma 45 mujeres asesinadas en el 2017 genera protestas en 50 ciudades

4.000 personas acuden a la manifestación convocada por Novembre Feminista en la capital catalana

Toni Sust / Barcelona

Protesta contra la violencia machista, el pasado noviembre, en Barcelona.

Protesta contra la violencia machista, el pasado noviembre, en Barcelona. / FERRAN NADEU

En menos de 11 meses, en lo que va de 2017, 45 mujeres han sido asesinadas por sus parejas en ciudades españolas. En algunas de las 50 ciudades que este sábado han sido escenario de manifestaciones contra la violencia machista, una lacra que se mantiene y que no conoce tregua. La estadística así lo demuestra cada año. Aunque las manifestaciones se suceden cada vez que se conoce un caso, la celebración del Día Internacional por la Violencia Machista estimuló la convocatoria general de las protestas. Con todo, la realidad se encargó de darle una mayor carga, si cabe, a la jornada: este mismo viernes se produjo la muerte número 45 del año: un hombre viajó desde Alemania hasta la localidad castellonense de Vinarós, donde residía su expareja, a la que asesinó a tiros antes de suicidarse. De las 45, siete mujeres fueron asesinadas en Catalunya.

“Nos queremos vivas, libres y rebeldes”

En Barcelona, la manifestación, convocada por Novembre Feminista, que agrupa a varias entidades, ha comenzado pasadas las seis de la tarde en la plaza de la Universitat, desde donde ha recorrido la calle de Pelai y la Via Laietana, para concluir en la plaza de Sant Jaume. La pancarta que encabezaba la marcha rezaba: Nos queremos vivas, libres y rebeldes. En el grupo inicial, expresamente, solo iban mujeres, que en el cómputo de las 4.000 personas que se han sumado a la protesta eran la mayoría.

Durante su recorrido, el grupo ha coreado lemas contra la violencia que sufren mujeres y niñas: “Ni víctimas ni pasivas, mujeres combativas”; “No son muertas, son asesinadas”; “No es un piropo, es una agresión”; “No somos la media naranja de nadie, somos la naranja entera”; “Hasta el culo de tanto machirulo”. Entre las pancartas: Quien ama no mata, ni humilla, ni maltrata. En Barcelona, como en Madrid, ha habido alusiones al caso de la presunta violación en grupo de una joven durante las fiestas de San Fermín, en Pamplona, en el 2016. “Nosotros somos la manada”, han proclamado los manifestantes. También ha habido algunas pancartas en recuerdo de las dos exconselleres que están en prisión, Dolors Bassa y Meritxell Borràs, pidiendo su libertad.

Manifiesto

En la plaza de Sant Jaume, que la protesta prácticamente ha llenado, la bailarina y coreógrafa Sol Picó y la actriz Júlia Barceló han leído un manifiesto que reclama más recursos por parte de las administraciones y considera que los 200 millones de euros previstos para cuatro años por el pacto de Estado contra la violencia machista no son suficientes.

En la misma plaza ha tenido lugar horas antes, a mediodía, un acto institucional convocado por la Generalitat,  durante el cual se ha guardado un minuto de silencio en recuerdo de las asesinadas. La periodista Mònica Planas ha leído un manifiesto en el que ha subrayado que la violencia machista es un problema de todos, y no solo de las  mujeres, y ha denunciado: “Vivimos en una cultura machista que ha normalizado las conductas delictivas contra las mujeres”.

Las tiendas

También el sector del comercio ha querido expresar su rechazo ante la violencia machista. Desde la 10 de la mañana, las 120 tiendas que integran el eje comercial Creu Coberta han levantado sus persianas dejando en sus escaparates lemas contra la violencia machista y a los maniquís, de espaldas. Cerca de 40 tiendas del Born se han sumado a la iniciativa.