Ir a contenido

Solidaridad

El Gran Recapte todavía necesita 2.000 voluntarios

El puerto ha cedido de nuevo una nave en la Zona Franca para clasificar y almacenar los alimentos

El Periódico

Clasificación de alimentos en el Parc Logístic de la Zona Franca tras una de las jornadas del último Gran Recapte.

Clasificación de alimentos en el Parc Logístic de la Zona Franca tras una de las jornadas del último Gran Recapte. / ELISENDA PONS

El Banc dels Aliments ha conseguido ya reunir 25.000 voluntarios para el Gran Recapte, que se celebrará los días 1 y 2 de diciembre, pero como ha asegurado hoy la jefa de campaña de la fundación, Sabine Hindersin, "todavía se necesitan 2.000 más para formar los equipos de las grandes ciudades".

Hindersin ha explicado en rueda de prensa que la campaña de búsqueda de voluntarios ha sido un éxito, puesto que, en poco más de un mes, se ha pasado de 3.000 voluntarios a 25.000, pero ha destacado que en Barcelona, Terres de l'Ebre (Tarragona) y Les Garrigues (Lleida) todavía se necesitan más voluntarios para cubrir los puntos de recogida, que este año son más que el anterior.

La presidenta del Banco, Roser Brutau, se ha mostrado agradecida por la gran acogida de la campaña y por haber conseguido, finalmente, una nave donde clasificar y almacenar los alimentos, puesto que, hasta hace unas semanas, todavía no tenían dónde hacerlo.

En la edición pasada, el Parque Logístico de la Zona Franca (Barcelona) cedió una nave de 3.800 m2 y, viendo que este año no contarían con una de esas dimensiones, el banco decidió trasladar su actividad a pequeñas naves distribuidas por el territorio, hecho que complicaba la gestión de la mercancía.

Finalmente, la Zona de Actividades Logísticas (ZAL), es la plataforma logística del Port de Barcelona, ofreció una nave de 2.000 m2 donde se llevará a cabo la clasificación y la principal actividad de la recogida.

La leche, básica

Además, también contará con otra nave en el ZAL, de 1.200 m2 donde se clasificará exclusivamente la leche, que supone un 25% del total de los alimentos recogidos, y otras tres naves más pequeñas en el CIM Vallés de Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona), Cervelló (Barcelona) y el ZAL.

En Tarragona, Girona y Lleida también se han habilitado tres naves con el fin de clasificar los alimentos que se recojan en las provincias.

El jefe de logística del Banco, Oriol Dolader, ha agradecido las "decenas de llamadas y mensajes de personas ofreciendo sus naves" y ha considerado que "la voluntad a nivel personal al final es la que cuenta en este tipo de iniciativas".

"Ahora es el momento de hacer el llamamiento a las donaciones", ha añadido el director del Banco, Lluís Fatjó-Vilas, y ha señalado que "pese a que la recuperación económica es un hecho evidente, la pobreza no se recupera a la misma velocidad".

Fatjó-Vilas ha recordado que los principales alimentos que se necesitan son leche, conservas y aceite y se ha mostrado esperanzado por superar las cifras del año pasado: 4.374 toneladas de alimentos básicos recogidas en 2.692 puntos habilitados en 370 municipios.

El director de la oenegé también ha querido desmentir las acusaciones que se hacen al Gran Recapte de "gran negocio para las cadenas de distribución", asegurando que estiman que "la facturación de los puntos de venta no supera los 2.000 euros", pues los alimentos básicos tienen muy poco margen de beneficio y "el alimento más caro, que es el aceite, solo supone un 5% del total de alimentos recogidos".

0 Comentarios
cargando