Ir a contenido

«Estaré siempre agradecida a esos héroes en el Pirineo»

Entrevista con Paquita Sitzer, superviviente de la huida del Holocausto a pie por el Pirineo

Carme Escales

Paquita Sitzar, superviviente del Holocausto.

Paquita Sitzar, superviviente del Holocausto. / JULIO CARBO

Paquita Sitzer (Françoise Bielinsky es su nombre de soltera) tenía cinco años cuando cruzó las montañas de Francia hasta el Vall d'Aran con sus padres y su hermano, cinco años mayor. Era 1942, y ellos, una familia judía que huía de la persecución nazi. Iban a pie y a ella a ratos la cargaban a hombros guías que conocían la senda. Les, Lleida, Barcelona y Vigo fueron sus destinos siguientes, hasta cruzar el Atlántico a bordo del 'Cabo de Buena Esperanza', que los llevó a Venezuela, donde ella vive. Hace un año volvió a Catalunya para caminar de nuevo aquel sendero de evasión. Una cámara filmó el reencuentro y las palabras de Paquita, como parte del documental 'Perseguits i salvats',que se presenta este jueves a las 19 h en el MACBA. El sábado a las 22 h se estrenará en las televisiones locales, Movistar+ (159) y www.laxarxa.cat.

-¿Recuerda algo de la travesía? Casi nada. Y al movernos tanto la memoria queda más difusa. Sí guardo sensaciones como el cansancio, llegué a Les agotada, aunque me dijeron que los guías me habían llevado a hombros. Para protegernos, mis padres no hablaban nunca de ello.

-Y de 1942 a ser protagonista en el documental, ¿cómo ha llegado? El historiador Josep Calvet -asesor del documental y autor del libro Huyendo del Holocausto (ediciones Milenio-) me localizó a través de la Yad Vashem, organización que aglutina a supervivientes del Holocausto y recuerda a sus víctimas. Me telefoneó y luego me envió documentación con información que yo desconocía.

-¿Por ejemplo? Que en el pueblo de Les fuimos arrestados porque teníamos el visado para entrar a España pero no la salida de Francia. Nos detuvieron con orden de llevarnos a la cárcel de Sort, antes de la de Miranda de Ebro. Pero hubo gente en Les que pidió que nos dejaran, para que no nos mandaran de vuelta a Francia. Me emociona que hubiera personas que ayudaran a otras a salvarse y me sentiré siempre agradecida por esos héroes anónimos en el Pirineo que arriesgaron sus vidas por las nuestras.

-Calvet le dio parte de su pasado. Sí, me regaló todo un capítulo de mi vida. Lo que encontró me puso la piel de gallina, fue sorprendente. Quise celebrar mi 75º aniversario en Les y el pueblo montó una fiesta. Agradeceré siempre todo lo que recibí de los catalanes, que fue volver a nacer. Mi hermano, que ya falleció, recordaba más cosas, pero nunca hablaba de ello. Sí le oí decir a sus amigos: 'los republicanos catalanes nos salvaron'. Tenía más de 70 años cuando lo dijo la primera vez.

-¿Su marido también era judío? Sí, y también superviviente de la persecución en Polonia. A él le salvó una carta de bautizo en la que decía que era hijo ilegítimo. Una amiga nos presentó en Nueva York, donde yo fui a estudiar. Sus padres hablaban Yiddish, la lengua judía, y yo también. Aquello nos unió más.

-¿Se siente parte de una minoría? Me siento diferente, a veces, como en Navidad, pero gracias a lo vivido, a mi lado nunca habrá nadie que se sienta abandonado o solo. Sí yo lo veo, me acerco. Mi padre me decía, 'el satisfecho no cree al hambriento', pero hoy la mirada al refugiado, al inmigrante, a la minoría, no puede ser igual que la del Holocausto.

-¿Qué le parece la recuperación de las rutas de evasión como atractivo turístico pero con fines educativos sobre la memoria histórica? Me asombró lo bien que han señalizado esos caminos de evasión es importantísima e increíble la educación que esas hermosísimas montañas hacen con el mensaje de esos caminos. Los paneles con explicaciones y fotos en blanco y negro son una maravilla, me enorgulleció mucho ver lo bien que la Diputació de Lleida y los ayuntamientos lo han hecho. Y quiero volver a verlo con calma.

Tres generaciones

Producido por La Xarxa de Comunicació Local y la Diputació de Lleida, el documental 'Perseguits  i salvats' recorre sobre el terreno el periplo de los refugiados de la mano de supervivientes del histórico calvario y descendientes de quienes también lo pasaron. El audiovisual, dirigido por Daniel Serra y Jaume Serra, ha conseguido reunir a tres generaciones en los principales escenarios de la travesía para rememorar la proeza por salvar la vida. El historiador de La Pobla de Segur (Pallars Jussà) Josep Calvet ha asesorado el trabajo, de 50 minutos, en el que el testimonio de Paquita Sitzer comparte protagonismo con descendientes de quienes salvaron la vida igual.

0 Comentarios
cargando