NOVELA NEGRA DE UN CASO REAL

La novia ahorcada

El inspector de policia Rafael Jiménez recrea en una novela la misteriosa muerte de una joven en Portbou

Hace 27 años que fue descubierto el cadáver y todavía se desconoce la identidad de la muchacha fallecida

El inspector de policía, Rafael Jiménez, en la redacción de EL PERIÓDICO. 

El inspector de policía, Rafael Jiménez, en la redacción de EL PERIÓDICO.  / XAVIER GONZÁLEZ

3
Se lee en minutos
J. G. Albalat

Portbou. 4 de septiembre de 1990. En un árbol cerca del cementerio aparece una mujer ahorcada. Los lugareños aseguran que iba vestida de blanco como una novia. Las sandalias estaban en el suelo. ¿Suicidio o asesinato?

Han pasado 27 años y todavía se desconoce quién és esa mujer. Nadie ha reclamado su cuerpo. Es una NN. "No name", un código que utilizan los criminólogos para referirse a los cadáveres no identificados. El inspector del Cuerpo Nacional de Policía, Rafael Jiménez, ha recreado en una novela este enigmático suceso: “La novia ahorcada en el país del viento” (editorial Principal de Los Libros). El viento de la tramuntana sopla fuerte en la comarca del Alt Empordà.

"El 26 de julio del 2015 estaba tomando un cortado en mi bar habitual de Sant Antoni de Calonge y cayó en mis manos el diario El Punt (hoy en día, El Punt-Avui). Me sorprendió un artículo firmado de la periodista Tura Soler que explicaba que todavía se desconocía quién era la chica que años antes había aparecido ahorcada en un árbol. Empecé a darle vueltas y de ahí ha salido el libro", explica Rafael Jiménez.. No es la primera vez que escribe un libro. Este es el quinto. Su experiencia como policía le ha permitido coordinar "Barcelona Negra" (Planeta, 2009) y "España Negra" (Planeta, 2011). Pero en el 2013 empezó con lo que el denomina la trilogía del odio: "Inchaurrondo Blues", el "Blues de Garibaldi" y ahora "La novia ahorcada en el país del viento". Jiménez escribe por las noches, los fines de semana, cuando le deja su profesión. "Nunca en horas de trabajo", precisa.

"Un día decidí escribir acerca del odio. Creo que si un día la humanidad se acaba será a causa del odio entre humanos. Hay odios étnico-nacionalistas, lo que reflejo en Inchaurrondo Blues, donde hablo de ETA; yihadista-religioso (Blues de Garibaldi) y ahora describo el odio hacia los débiles. En este caso, el maltrato a las mujeres, la droga, la explotación sexual….", afirma el inspector. "Hablo de un odio cotidiano, machacón y, en determinados ambientes, casi consentido", sostiene. Su condición de agente le permite reflejar con detalle la técnica policial, "porque yo lo he hecho".

La foto del cadáver

En la página  12 de su nuevo libro de novela negra (mezcla intriga, sexo, drogas, trata de seres humanos, corrupción política, expolicías y periodistas) aparece la foto del cuerpo de la muchacha que apareció colgada en Portbou. Está estirada en una camilla. Aclara que no ha decidio publicarla "por un motivo escabroso, sino para contribuir con su difusión a que se le pueda identificar. Tener la suerte de que alguien la reconozca". 

Noticias relacionadas

Hace unos días, sin ir más lejos, una mujer contactó con Jiménez para comentarle que su suegra había desaparecido en 1990 y que las últimas noticias que tenían de ella es que estaba por Catalunya. Por lo visto, tenía problemas. "La señora me va a enviar una fotos de esta mujer para cotejarlas. Nunca se sabe", aventura.

La obra se desarrolla en Portbou, pero tiene ramificaciones en la Jonquera, una ciudad que, según recuerda el inspector, "es el prostíbulo de Europa” y una zona de "alta actividad de las mafias de prostitución". "Tal vez en algún lugar del mundo existan unos padres que aún se pregunten dónde estará su hija. Quizá mantienen la esperanza de que algún día aparezca por la puerta cuando la realidad es muy distinta porque si es ella se encuentra en el cementerio de Figueres esperando que algún día alguien la identifique y se reconstruyan sus últimos días". Tal vez este libro pueda resolver un caso mal cerrado.