GUERRA CONTRA LAS NOTICIAS FALSAS

Redes contra la desinformación

La iniciativa Xarxa Antirrumors lleva siete años desmontando tópicos contra el racismo y la diversidad

El Consejo de Europa reclama legislar sobre la difusión intencionada de bulos

Tríptico de la campaña de la Xarxa Antirumors de Barcelona para compartir en redes sociales.

Tríptico de la campaña de la Xarxa Antirumors de Barcelona para compartir en redes sociales.

2
Se lee en minutos
Carmen Jané

"Un rumor es como un virus. Si estás vacunado no te hará nada, pero si no pones barreras, te puede infectar", advierte Lola López, comisionada de inmigración, interculturalidad y diversidad del Ayuntamiento de Barcelona. Para combatirlos, desde el consistorio se impulsó en el 2010 la Xarxa Antirumors,Xarxa Antirumors una red ciudadana de informadores que se dedicara a rebatir las fake news aplicadas a la convivencia, con cursos de formación de 20 horas y materiales de distribución por las redes sociales, como la etiqueta #Nocomparteixorumors, contra los estereotipos y la difusión de noticias falsas.

La red, para la que se han formado unas 2.000 personas, utiliza "argumentos y preguntas que hagan dudar a la persona que difunde los rumores", según López. Los atentados del 17-A en Barcelona y Cambrils fueron una prueba de fuego pero que también evidenció el trabajo previo. "Mientras en la calle, había más personas que se manifestaban contra la islamofobia que contra los musulmanes, en las redes sociales había muchos más mensajes racistas, muchas veces desde el anonimato", señala.

Su posible impacto, señala López, puede verse en cuestiones como que la inmigración ha dejado de ser una de las principales preocupaciones ciudadanas según las encuestas que realiza periódicamente el Ayuntamiento.

También en Gavà lanzaron a principios de año la ‘Xarxa Aturem els Rumors’ sobre derechos civiles. La han aplicado a desmentir bulos y tópicos sobre el papel de las mujeres, los refugiados, los inmigrantes o la homofobia, en los medios de comunicación, en los institutos y en las redes sociales.

'Trastorno de la información'

Varios organismos han alertado sobre la necesidad de educar en la verificación de la información y de legislar sobre la difusión de rumores, muchas veces interesados y pagados, como se demostró en la campaña de las últimas elecciones presidenciales estadounidenses, y también oscilantes en el borde de la credibilidad.

Uno de los últimos ha sido el Consejo de Europa, que junto al consorcio periodístico First Draft, a finales de septiembre publicó un informe que alertaba sobre los riesgos de lo que llamaba "el trastorno de la información" ("information disorder", en inglés), en el que instaba a los gobiernos a poner coto a la difusión de bulos. Solo la República Checa ha creado un departamento específico para combatir las noticias falsas, revela el infome, publicando la versión auténtica de los hechos que se impugnan.

Noticias relacionadas

El Consejo de Europa alerta sobre el auge en Whatsapp y otros sistemas privados de mensajería, "donde es imposible de ver lo que se comparte" y expresa sus temores sobre el aumento de vídeos falsos. 

Otras entidades de medios de comunicación se han sumado a la reivindicación de la buena información. La Unión Europea de Radiodifusión (UER) ha lanzado este miércoles una nueva campaña denominada 'Keep Media Good' ('Los Medios Mejoran Nuestras Vidas') para reivindicar la labor del periodismo.