Ir a contenido

VIOLENCIA MACHISTA

Un hombre dispara a su pareja ante la puerta del colegio de su hijo

La mujer, que ha recibido cinco disparos, se encuentra en estado de muerte cerebral

El agresor se ha sucidado tras abandonar el centro educativo, en la localidad alicantina de Elda

Nacho Herrero / Valencia

Colegio Santo Negro, en Elda, donde un hombre disparó contra su expareja.

Colegio Santo Negro, en Elda, donde un hombre disparó contra su expareja.

Un hombre disparó en varias ocasiones esta tarde a su ex pareja en el colegio Santo Negro de la localidad alicantina de Elda y luego, aparentemente, se suicidó. El suceso se produjo a las cinco de la tarde cuando todos los padres estaban recogiendo a sus hijos en este colegio público de educación infantil y primaria y fue presenciado por muchos de ellos y también por varios profesores del centro.

Aunque en un principio las autoridades locales dieron por muerta a la mujer, que habría recibido varios disparos y uno de ellos en la cabeza, la víctima está muy grave y algunas informaciones apuntan a que podría estar en estado de muerte cerebral pero mantener aún las constantes vitales. Tras disparar a su ex pareja, en lo que parece un nuevo caso de violencia machista. el agresor, se metió en su coche, que estaba aparcado en las inmediaciones del centro y aparentemente se suicidó, tras sufrir un accidente que dejó el vehículo subido a la acera justo delante de una de las puertas del centro.

El colegio Santo Negro se encuentra en un barrio a las afueras de Elda y muy cerca del Hospital Universitario Virgen de la Salud y nada más conocerse el suceso se desplegó un enorme despliegue de seguridad y sanitario. La Conselleria de Educación ha activado a la Unidad de Acción e Intervención especialista en estas situaciones para evaluar el suceso “y planificar los pasos a seguir para atender a familias, alumnos y profesorado del centro durante la jornada de mañana”. Además desde la Conselleria se ha realizado un llamamiento a los medios “para que se respete la intimidad y se vele por garantizar la tranquilidad a la comunidad educativa”.

Fuentes de la investigación informaron a Efe que el hombre, de unos 30 años como la víctima, tenía una orden de alejamiento y de comunicación, aunque recientemente la había vulnerado al haberse puesto en contacto con la mujer, que denunció el incumplimiento. Esta mañana el agresor había tenido que pasar por los juzgados de Novelda por esa vulneración.