Ir a contenido

Cuatro detenidos

Liberada en Alicante una mujer prostituida por una red húngara

La obligaron a trabajar en la calle bajo vigilancia y suministro continuo de cocaína

El Periódico

Una patrulla de la Policía Nacional.

Una patrulla de la Policía Nacional. / Policía Nacional

La Policía Nacional ha liberado a una mujer de 29 años que era obligada a prostituirse bajo amenazas y suministro de cocaína y que sufrió lesiones durante su cautiverio, tras desarticular una red húngara dedicada a la trata de seres humanos con fines de explotación sexual en Santa Pola (Alicante).

La víctima, de nacionalidad húngara, fue también violada a su llegada a Alicante por dos de los presuntos miembros de la organización y tuvo que ser asistida de las lesiones sufridas durante su cautiverio cuando los agentes la rescataron, según un comunicado de la Policía Nacional.

Las pesquisas, llevadas a cabo por las unidades encargadas de la lucha contra la trata de seres humanos de la Comisaría de Alicante, constataron que el entramado ahora desmantelado estaba asentado en la localidad de Santa Pola y tenía planeado el traslado desde Alemania de un grupo de jóvenes para ser igualmente explotadas sexualmente.

Cuatro arrestados

En la operación, desarrollada el pasado lunes, han sido capturados cuatro supuestos integrantes de la banda, cuya actividad se centraba en captar a sus víctimas en Hungría y llevarlas hasta la provincia alicantina donde eran obligadas a prostituirse bajo continuas amenazas.

La investigación, iniciada hace meses, reveló que una de las víctimas podría estar en situación de explotación sexual en una vivienda ubicada en Santa Pola, tras haber sido detenida ilegalmente en su ciudad natal y trasladada posteriormente hasta Budapest, donde permaneció tres días vigilada y amenazada.

Cuando la víctima llegó a Alicante, dos miembros de la red la violaron y la obligaron a prostituirse en la vía pública, bajo vigilancia, amenazas, coacciones y suministro continuo de cocaína.

Violaciones

A los arrestados, dos hombres y dos mujeres, todos ellos de nacionalidad húngara y de edades comprendidas entre los 30 y los 42 años, se les imputan los presuntos delitos de detención ilegal, trata de seres humanos, agresión sexual y pertenencia a organización criminal.

Los dos varones apresados están también acusados de violación, señala la nota de prensa.