Ir a contenido

ADVERTENCIA

Religiosos denuncian intentos de instrumentalizar a la Iglesia sobre la independencia

El presidente de la Unión de Religiosos de Catalunya resaltó el abrazo del padre de la víctima de Rubí al imán

EFE

El presidente de la Unión de Religiosos de Catalunya (URC), el claretiano Màxim Muñoz, ha denunciado intentos de "instrumentalizar" a la Iglesia hacía una postura u otra en el conflicto catalán y ha reconocido que el debate está afectando no sólo a la sociedad, sino también a las comunidades religiosas.

En la apertura de la 77 asamblea general de la Unión de Religiosos, que agrupa a todas las congregaciones presentes en Catalunya, Muñoz tuvo palabras de recuerdo a las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils.

"Ya casi no nos acordamos, porque han pasado muchas cosas después, pero a mediados de agosto un ataque terrorista golpeó el corazón de Barcelona y Cambrils con 16 muertos y cientos de heridos. Era una posibilidad, pero esperábamos que nunca se produjera", recordó Muñoz, que resaltó "el gesto del padre de uno de los niños asesinados, alumno de los Maristas, de abrazar el imán de una de las comunidades musulmanas de Rubí".

Conlicto catalán

Tras recordar a las víctimas, Muñoz dedicó casi todo su discurso a la situación "de conflicto en Catalunya", que ha derivado "en un clima social y político muy delicado y tenso, debido a un conflicto que lleva meses y hasta años incubándose y que hace pocas semanas ha estallado abiertamente a varios niveles: ciudadanía, partidos, gobiernos y medios de comunicación".

"La vivimos y sufrimos todos los que estamos aquí, está presente en la relación entre los miembros de nuestras comunidades, y en los diferentes círculos que nos movemos dentro y fuera de Catalunya".

"Cada uno tiene su postura, sus argumentos, que refuerza con sus fuentes de información. Nos encontramos ante relatos diametralmente opuestos sobre los mismos hechos, según la opción de cada uno", subrayó.

Instrumentalización de la Iglesia

"También a nivel de iglesia tendemos a pensar que sólo una de las posiciones es legítima y la otra no. Creo que en esta cuestión, como en otros, se han producido intentos de instrumentalizar la Iglesia, por un lado y por el otro: la loan cuando defiende las propias posiciones y se critica, hasta de forma furibunda, si no las apoya", dijo el presidente de los religiosos.

Muñoz pidió hablar sobre la situación en Catalunya "en un clima de serenidad, libertad y fraternidad" y defender siempre "el bien común", sin "juzgar ni condenar, con diálogo y esfuerzo de comprensión del otro, con actitud pacífica y no provocada por el rencor o la venganza".

En este sentido defendió la opinión de la Iglesia reflejada a través de la declaración de los obispos catalanes que ven necesario "escuchar las legítimas aspiraciones del pueblo catalán, para que sea estimada y valorada su singularidad nacional" y "la legitimidad moral de todas las opciones políticas que se basen en el respeto de la dignidad inalienable de las personas y de los pueblos".