Ir a contenido

El primer detenido por los incendios de Galicia quemaba rastrojos en su finca

La fiscalía abre diligencias para investigar si los fuegos se han debido a "una acción coordinada"

Manuel Vilaseró

Llamas del incendio forestal que ha afectado a la zona de la Reserva Natural de los Ancares, en Lugo, este lunes.

Llamas del incendio forestal que ha afectado a la zona de la Reserva Natural de los Ancares, en Lugo, este lunes. / EFE / Brais Lorenzo

Ni pirómano ni integrante de la supuesta “trama terrorista” que denunció el presidente de la Xunta de Galicia. El primer detenido por  los incendios de Galícia es un hombre de 55 años que quemaba rastrojos en una finca perteneciente a su familia en el paraje Barrucadas en Os Blancos, término municipal de Xinzo de Limia (Ourense).

El incendio se declaró el pasado domingo 15 de octubre y afectó a una hectárea de monte arbolado. Llegó a 300 metros de un núcleo habitado y a 200 de una granja.

El hombre,  M.A.M.N., trabaja como funcionario en Vigo, ciudad donde ha sido detenido. Al llegar al cuartel, se ha mostrado “violento con los agentes”, según fuentes de la investigación. La Guardia Civil le acusa de un delito de incendio forestal.

La detención es fruto de la colaboración ciudadana que han pedido las autoridades. Fue denunciado por un vecino.  

La causa más habitual 

La quema de rastrojos forma parte de la cultura del campo gallego y tradicionalmente ha sido la principal causa de fuegos, pese a que durante el verano está prohibida y el resto del año requiere un permiso especial.

Poco después de hacerse pública la detención, el fiscal superior de Galicia, Fernando Suanzes, ha decretado la apertura de diligencias para determinar si los fuegos tienen su origen en un grupo organizado, como aseguraba Feijoó. Los métodos utilizados, los espacios afectados y la simultaneidad en periodos temporales "hacen pensar en la posibilidad de una actuación criminal más allá de la de simples autores ocasionales con perfiles criminológicos conocidos", argumenta el fiscal, pese a que el pasado lunes el fiscal de sala de Medio Ambiente descartó la existencia de acciones coordinadas.

La policía de Vigo ha investigado en los últimos días a varios sospechosos, pero todos han sido descartados. Entre los sospechosos había dos jóvenes que compartieron fotos con antorchas en lo que resultó ser una simple "parodia" sin fuego real y también los dos ocupantes de una moto a los que vieron circular llevando una garrafa. 

0 Comentarios
cargando