Ir a contenido

joya medioambiental amenazada

Los fuegos acosan al oso pardo en Asturias

El patrimonio natural del pincipado está en peligro debido a los incendios en activo

María G. San Narciso / Madrid

El oeste de Oviedo, cubierto de humo, el lunes por la mañana.

El oeste de Oviedo, cubierto de humo, el lunes por la mañana. / EFE / JOSÉ LUIS CEREIJIDO

Los asturianos se han despertado este lunes en una mañana con tintes naranjas y olor a humo. A las nueve y media aún no había amanecido en municipios como Cangas de Narcea. Oviedo y Gijón quedaban totalmente a oscuras con el apagado del alumbrado. Atónitos, los vecinos iban pasándose imágenes que captaban el color ocre del ambiente producido por las cenizas. A esa hora el Principado de Asturias contabilizaba 35 incendios forestales en 19 concejos de la región que, a última hora de la tarde, se habían reducido a 27 en 12 concejos, algunos de los cuales muy cercanos a la reserva de Muniellos.

Los vecinos que más sufrieron durante la noche del domingo la densa capa de humo eran los del suroccidente asturiano, donde el lunes se han cancelado las clases. La humareda registrada en la zona obligó al Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) a evacuar la localidad de Guillón, en Cangas de Narcea. Por prevención, 35 vecinos tuvieron que ser desalojados y han vuelto a sus casas a lo largo de esta tarde. 

Reserva de la biosfera 

Los mayores focos están en las localidades de Fondos de la Vega, en Degaña, y Seroiro, en Ibias, donde se mantiene el nivel 2 del Plan de Incendios Forestales del Principado de Asturias. 

Fuegos que han formado un cerco sobre Muniellos. Fuentes del SEPA explican que hoy no han podido volar los medios aéreos, por lo que no pueden decir con exactitud si las llamas han llegado a entrar en esta Reserva de la Biosfera con cerca de 2.700 hectáreas. Eso sí, no hay nada que indique que hayan alcanzado la zona de mayor valor ecológico.

Se trata del mayor robledal de España y uno de los mejores conservados de Europa. Alberga, además, un porcentaje importante de la población osera de la cordillera cantábrica, así como lobos o urogallos, especie en riesgo crítico de extinción.

Fuegos intencionados

Igual que el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, el consejero de la Presidencia del Principado de Asturias, Guillermo Martínez, ha apuntado la posibilidad de que haya manos humanas detrás de los fuegos. “No parece que sean por causas naturales. Habrá que buscar la intencionalidad de que se provoquen estos incendios”, afirmó. 

0 Comentarios
cargando