Ir a contenido

Feijóo culpa al "terrorismo incendiario" sin que se hayan producido detenciones

El fiscal de Medio Ambiente descarta la existencia de tramas organizadas y apunta a casos individuales

Greenpeace alude a la falta de políticas de desarrollo rural que perpetúa la quema de rastrojos

Manuel Vilaseró

Imagen de un monte del concello pontevedrés de As Neves una vez sofocado el incendio  

Imagen de un monte del concello pontevedrés de As Neves una vez sofocado el incendio   / EFE / CABALAR

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha culpado de la oleada de fuegos a incendiarios o pirómanos a los que ha llegado a calificar de “terroristas incendiarios”, una acusación a la que luego se ha sumado Mariano Rajoy. “Es algo que no se produce por casualidad. Esto ha sido provocado”, ha declarado el presidente del Gobierno al poco de aterrizar en Galicia.

Ambos dirigentes han razonado que cuando se producen varios focos simultáneos de madrugada, como ha ocurrido en la mayoria de los casos, no hay otra explicación que la autoría intencionada, pero no han aportado ningún dato más sobre posibles culpables o pruebas halladas.


El comisario de Vigo-Redondela, de la Policía Nacional, Manuel Tejeiro, ha sido más prudente y ha apuntado que "es evidente que, por lo menos en el ámbito urbano de Vigo, había cierta organización". Por el momento solo se han producido "cuatro identificaciones", de personas que podían estar relacionadas con los incendios de Vigo, pero se ha descartado su autoría.

Un problema de desarrollo rural

Cada vez que se produce una ola de incendios de gran dimensión en Galicia las autoridades, ahora el PP, antes el PSG, lo achacan a presuntos pirómanos que a veces han llegado a caracterizar como tramas organizadas vinculadas al sector maderero.

Miguel Ángel Soto, experto en incendios de Greenpeace, reprocha a las autoridades que “cuando no saben qué decir" echen mano del terrorismo. Según este ecologista puede haber delincuentes o pirómanos que hayan actuado estos días, sobre todo en los fuegos de Vigo, pero el elemento clave es el uso del fuego para desbrozar las áreas de cultivo y crear pasto para el ganado, así como la falta de políticas de desarrollo rural que permitan realizar estas tareas mecánicamente.

Soto descarta que exista una mafia urbanística que queme los montes para recalificar, entre otras cosas porque está prohibido por ley salvo alguna excepción puntual.

Sólo ocho condenados en prisión

El fiscal de Medio Ambiente, Álvaro García Ortíz, coincide en que “no existe” ninguna trama organizada. "Es muy difícil" pensar que el mismo fenómeno de criminalidad organizada se produce en el norte de Portugal, Galicia y Asturias de una manera coordinada, ha señalado, apuntando que estima que el fenómeno es "local" y parece que la naturaleza de los fuegos en Galicia es de origen "individual".

Pese a las fuertes condenas previstas en el Código Penal y a los miles de incendios que se declaran cada año en toda España, solo ocho incendiarios o pirómanos cumplen actualmente penas de cárcel, según datos de Instituciones Penitenciarias.

Brigadas forestales diezmadas por los despidos

Dos semanas antes de la oleada de incendios, la Xunta de Galicia disolvió parte de las brigadas forestales que se forman cada verano, despidiendo a 436 de sus miembros. Algo que según Comisiones Obreras (CCOO), la Unión General de los Trabajadores (UGT) y la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF Galicia), fue  “una temeridad” con las previsiones meteorológicas de que se disponía ya en ese momento. Feijoó descartó entonces que existiera riesgo en la franja atlántica, precisamente la que más ha ardido.

La directora general de Patrimonio Natural de la Xunta, Ana María Diaz López, ha reconocido el  recorte pero ha asegurado que desde el pasado viernes, ante el incremento de incendios y las malas previsiones, se han vuelto a activar casi todos los contratos.