03 abr 2020

Ir a contenido

Dos millares de refugiados llegaron a Grecia en primera quincena de octubre

EFE

Alrededor de dos millares de personas llegaron en la primera quincena a las islas griegas del mar Egeo, según el ministerio heleno de Migración, lo que ha elevado la alarma de las autoridades ante los problemas que causa en los campamentos de acogida.

En declaraciones a la cadena de televisión privada de Skai, el viceministro de Migración, Yannis Balafas, afirmó que la situación está bajo control, pero reconoció que el aumento de llegadas es "preocupante".

Balafas desmintió un artículo del dominical alemán Welt am Sonntag que aseguró que el Gobierno griego está dando cifras falsas sobre los refugiados en Grecia para encubrir que siguen saliendo muchos hacia el norte de Europa por la denominada ruta de los Balcanes.

Según el rotativo, todos los meses llegan a Alemania unos 15.000 migrantes, y en lugar de los alrededor de 62.000 que se encuentran oficialmente en suelo griego, hay solo algo más de 40.000.

"Todo esto hay que meterlo en la categoría de noticias falsas. Obviamente no es cierto lo que escribe. Ya sabemos qué es (ese periódico) y qué papel juega", comentó el ministro.

La guardia costera griega anunció hoy que tan solo en las últimas 24 horas 201 refugiados llegaron a las islas del mar Egeo.

El ritmo de desembarcos diarios, que a partir de la puesta en marcha del acuerdo entre la Unión Europea y Turquía, el 20 de marzo de 2016, se mantenía por debajo de un centenar, empezó a incrementarse a partir de agosto, cuando llegaron a Grecia por vía marítima 3.600 personas.

En septiembre, según los datos disponibles de ACNUR, llegaron 4.886 refugiados.

En los campamentos de refugiados de las cinco principales islas del mar Egeo viven más de 11.500 personas, a pesar de que están diseñados para acoger solo a 5.500.

La semana pasada más de 70 ONG y colectivos solidarios firmaron una carta abierta en la que instaron el Gobierno a trasladar a refugiados de las islas a la parte continental para descongestionar los centros de acogida y acondicionar mejor los campos de cara al invierno.