Ir a contenido

Fondo apoya acceso de indígenas a tierra para luchar contra cambio climático

EFE

El Fondo internacional sobre tenencia de la tierra y los bosques fue presentado hoy de forma oficial en Estocolmo con el objetivo de promover los derechos colectivos de comunidades locales e indígenas sobre la tierra como herramienta para luchar contra el cambio climático.

La investigación ha demostrado que donde los derechos de comunidades e indígenas están asegurados, las tasas de deforestación son menores y mayor la biodiversidad y el almacenamiento de carbono, resaltaron los impulsores de la iniciativa, que cuenta con financiación pública y privada de varios países.

La Agencia Sueca de Cooperación y Desarrollo Internacional (SIDA), su homóloga noruega, la Fundación Ford y la Alianza para el clima y uso del suelo (CLUA) -que agrupa a fondos estadounidenses- financian una institución que ofrece apoyo económico y asistencia técnicas a las comunidades.

"Los pueblos indígenas y comunidades locales ofrecen una solución sostenible para salvar los bosques del planeta. El fondo les da a estos a menudo olvidados guardas forestales una oportunidad para asociarse con gobiernos para asegurar y proteger sus bosques", señaló hoy en la presentación la directora de SIDA, Carin Jämtin.

Al menos una cuarta parte del carbono almacenado en superficie en los bosques tropicales se halla en territorios gestionados colectivamente por pueblos indígenas y comunidades locales, lo que representa un 70 % más que las emisiones globales de CO2 en 2015, aseguraron los responsables del fondo, que tendrá sede en Estocolmo.

Y aunque cerca de 2.500 millones de personas viven y gestionan más de la mitad de la tierra en el mundo con sistemas tradicionales, los indígenas y las comunidades solo tienen la propiedad legal del 10 % total.

Como ejemplo de su trabajo el fondo presentó los resultados de media docena de proyectos piloto que han impulsado en años recientes en países como Mali, Indonesia y Perú y que equivalen a un área de casi dos millones de hectáreas.

En el caso peruano, cinco comunidades indígenas (890 personas en total) lograron títulos de tierras en un área de 60.000 hectáreas en la región amazónica de Madre de Dios, al sureste del país.