Ir a contenido

El riego intermitente del arroz reduce emisiones de metano un 90%, según un estudio de IRTA, Kellogg y Ebro Foods

EuropaPress

Investigadores del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (IRTA) han concluido, en un estudio elaborado en el Delta del Ebro, que el sistema de riego intermitente en los arrozales, en comparación con la inundación permanente ha reducido la emisión de metano hasta un 90 por ciento durante la temporada de crecimiento en el campo en que se aplicó, según ha informado la entidad.

La investigación del IRTA, en colaboración con Kellogg y Ebro Foods, que utilizan estos arrozales en sus productos, también ha concluido que el sistema de riego intermitente ahorra hasta un 30 por ciento de agua.

Además, el estudio, que se enmarca dentro del proyecto Life Ebro-Admiclim, revela que las tasas de emisión promedio durante la investigación fueron alrededor de 3 veces mayores en la poscosecha que durante la temporada de crecimiento.

El modelo de predicción más extendido en agricultura es el Cool Farm Tool; no obstante, este estudio ha encontrado diferencias entre las emisiones reales de gases en los campos del Delta del Ebro y las predichas por el modelo desarrollado principalmente en Asia.

Por ello, según el IRTA, se está valorando si es posible adaptar esta herramienta a las particularidades del cultivo del arroz, o bien si es necesario crear un nuevo modelo predictivo exclusivo para este cereal.

Según los sistemas predictivos existentes, se estima que el cultivo de arroz es el responsable de la cuarta parte de las emisiones de metano en la agricultura a nivel mundial, por ello, este proyecto busca reducirlas.

Las parcelas participantes en el estudio también participan en el programa de agricultura sostenible Origins de Kellogg. Para Ebro Foods, este proyecto se enmarca en el compromiso con la sostenibilidad de su cadena de suministro, ya que el Delta del Ebro desempeña un papel importante en la política de abastecimiento de arroz del grup.