Ir a contenido

INICIATIVA EDUCATIVA

Debate sobre el 17-A en la escuela

Musulmanes y cristianos reflexionan juntos en una actividad de los alumnos de ESO del colegio L'Horitzó de Barcelona

María Jesús Ibáñez / Barcelona

Momento de la mesa redonda en el gimnasio del colegio L’Horitzó de Barcelona.

Momento de la mesa redonda en el gimnasio del colegio L’Horitzó de Barcelona. / DANNY CAMINAL

Cinco adultos y medio centenar de chavales charlan sobre religiones en el gimnasio de un colegio. Hablan de mezquitas adoctrinamiento. De si existe algún dios que realmente anime a sus fieles al asesinato. De cuál es el papel de las mujeres en el Islam y de lo equivocados que están aquellos que ponen etiquetas. Durante casi dos horas, se intercambian preguntas en ambas direcciones. "Porque también para nosotros, los mayores, esta es una oportunidad para aprender", subraya Fouad Borni, presidente de la Federación Islámica de Catalunya y uno de los participantes en la sesión.

El punto de arranque está muy claro. "¿Cómo te sentiste cuando ocurrió el atentado del 17 de agosto?", interroga el pedagogo Miquel Àngel Essomba, otro de los adultos que participan en la mesa redonda organizada por los estudiantes de ESO de la escuela L’Horitzó, en Barcelona. "Me sentí mal y me espanté bastante", responde su interlocutor, un chico de 13 años. "Yo estaba fuera de la ciudad pero tuve miedo por la gente que conozco", replica una alumna algo más mayor.

El debate en el gimnasio de L’Horitzó es la conclusión de toda una semana de trabajo en clase, coordinado por la profesora de Filosofía del centro, Rosa Casas, que el primer día de colegio animó a sus alumnos a escribir una carta a los autores de los atentados de este verano en Barcelona y Cambrils. En este centro no se imparte la asignatura de Religión como tal, pero sí se explican las distintas creencias. 

Los alumnos de ESO han dedicado los primeros días de curso a analizar los atentados

A partir de aquella carta inicial, los jóvenes estudiantes han tratado, a lo largo de la semana, sobre asuntos como la diversidad religiosa, la tolerancia y la no violencia, entre otros temas. "Fueron cartas individuales, pero casi todos han coincidido en preguntar lo mismo: por qué", cuenta la profesora. "Querría que me explicaras por qué tiráis bombas, atropelláis, asesináis... a nosotros, una sociedad inocente", cuestiona, por ejemplo, un alumno en su misiva.

"Es, en definitiva, la misma pregunta que nos hacemos los adultos, también los musulmanes", agrega Míriam Hatibi, la activista portavoz de la asociación Ibn Battuta.

Juzgar con sentido crítico

De lo que se trata, a fin de cuentas, es de que los alumnos "conozcan lo ocurrido y el contexto en que esos hechos se han producido, que obtengan tanta información como sea necesario para así poder salir de los prejuicios y poder juzgar por sí mismos, con sentido crítico", reflexiona Francesc Romeu, sacerdote y profesor de Periodismo en la Universitat Ramon Llull (URL-Blanquerna). 

Por eso, también la Conselleria d’Ensenyament y el Ayuntamiento de Barcelona han editado estos días distintos materiales didácticos, con los que tratar el tema con los alumnos. "Este atentado ha marcado un antes y un después en la ciudad y, según señalan los psicólogos, los barceloneses necesitaremos al menos un año para recuperarnos emocionalmente", indica Essomba, que es también el comisionado de Educación del ayuntamiento de la capital catalana. "Espacios como este, pensados para que hablemos de ello, son positivos para la recuperación", agrega.

"¿Qué mejor sitio que este, la escuela, para aprender qué es el Islam? Mejor aquí que en la calle", remacha Hatibi, que anima a los chavales a que aprovechen para aclarar sus dudas. Y preguntan: "¿Realmente quiere Alá que mueran inocentes?", suelta uno. "¿Son peligrosas las mezquitas si caen en malas manos?", tercia otro.

Tanto adultos como adolescentes comparten la misma duda: ¿por qué lo hicieron?

Las respuestas, corales, son pausadas y claras, como recomiendan los especialistas. "En ningún momento, el Corán habla de matar a los inocentes. Al contrario, lo condena con dureza y dice que quien mata a un inocente está matando a toda la humanidad", responde Hatibi. "Y las mezquitas son lugares abiertos a todo el mundo. Yo mismo os invito a todos a visitar la que estamos ultimando en la Zona Franca, que además de tener un oratorio, contará con un centro de Ciencias y Conocimiento", secunda Borni. Lo último que quieren, añade, "es ser un gueto".

"Es que no se debe etiquetar... A ver, ¿dejarás de hablar con alguien de Ripoll porque este verano allí, en Ripoll, han aumentado las tasas de violencia? ¿Verdad que no? Pues lo mismo con los musulmanes", apostilla Romeu, mientras los adolescentes van asintiendo.

0 Comentarios
cargando