Ir a contenido

LA VUELTA AL COLE

El curso empieza en Catalunya con más profesores y más barracones

Los 5.500 docentes contratados elevan la tasa de interinidad al 34%

Once de los 15 centros educativos que se estrenan este año están en módulos

María Jesús Ibáñez / Barcelona

Vuelta al colegio tras las vacaciones estivales. En la imagen la escuela El Til.ler de Barcelona. / JOAN PUIG

Vuelta al colegio tras las vacaciones estivales. En la imagen la escuela El Til.ler de Barcelona.
Tània recibe a sus alumnos de P-4, en la escuela El Til.ler de Barcelona.
Xavi Garcia recibe a sus alumnos de tercero de primaria, en la escuela El Til.ler de Barcelona.
Xavi Garcia recibe a los alumnos de tercero de primaria, en la escuela El Til.ler de Barcelona.
Inicio del curso en la escuela El Til.ler de Barcelona.
Inicio del curso escolar en la Escola Pinetons de Ripollet. La AMPA reivindica la continuidad de la escuela pública.
Inicio del curso escolar en la Escola Pinetons de Ripollet. La AMPA reivindica la continuidad de la escuela pública.
Familiares acompañando a los alumnos de la escuela Montserrat Vayreda, de Roses.
Madre e hijo se dirigen a la escuela, en Ripoll.

/

El curso escolar comienza este martes en Catalunya con 5.514 docentes más que el curso pasado, pero con una tasa de interinidad (o precariedad laboral) que ya afecta al 34% de la plantilla docente, según denuncian los sindicatos de maestros. De las nuevas contrataciones, 800 plazas son para cubrir sustituciones y otras 2.517 para compensar la reducción de una hora lectiva que se aplicará este año a los profesores en activo.

Los refuerzos contratados este curso son, pese a todo, insuficientes, asegura el Marc Unitari de la Comunitat Educativa (MUCE), que agrupa a sindicatos docentes y de estudiantes, a asociaciones de padres de alumnos y a agrupaciones de renovación pedagógica. En su opinión, y tras los recortes de los años de la crisis, serían necesarios al menos 7.000 nuevos profesores, 1.500 más de los que ahora se incorporan.

Con la plantilla actual se atenderá a 1.562.780 alumnos, lo que supone un aumento de 2.700 estudiantes respecto al 2016-2017. El incremento se registra, sobre todo, en la secundaria, tanto obligatoria como posobligatoria. En esta, según remarcó la 'consellera' de Ensenyament, Clara Ponsatí, en la presentación del nuevo curso realizada el 1 de septiembre, el crecimiento del alumnado ha venido propiciado por la mejora, a su vez, de la tasa de graduación en la ESO, que es del 88,8%.

Orientaciones para tratar sobre los atentados del 17-A

La Conselleria d'Ensenyament ha distribuido unas orientaciones para que profesores y familias aborden este inicio de curso lo ocurrido en los atentados de la Rambla de Barcelona y Cambrils. Junto a ellas, se facilitan materiales para trabajar en clase temas como la tolerancia y la diversidad religiosa. También se ha hecho énfasis en el protocolo para detectar si un alumno sufre un proceso de radicalización.

Aunque la cifra de alumnos en educación infantil se reduce por el descenso de la natalidad, este nuevo curso aumentarán las clases de P-3, por primera vez en seis años, como consecuencia de la reducción aplicada en el número de alumnos por aula (la ratio media será de 21,03 niños por grupo). El incremento de líneas es consecuencia, asimismo, de los cambios que hubo en la pasada preinscripción en la que, a diferencia de los años anteriores, la Generalitat no decretó ningún cierre de aulas de antemano. De este modo, las familias pudieron escoger la escuela para sus hijos de tres años en igualdad de condiciones entre pública y concertada.

Nuevos equipamientos

Una quincena de los 5.451 centros docentes que habrá este curso serán de nueva creación, todos ellos públicos. Especial mención merece la ciudad de Barcelona, donde se estrena un récord de siete centros nuevos (seis de primaria y uno de secundaria), además de tres institutos escuela que son fruto de la fusión de centros educativos ya existentes.

Este aumento, y la escasa disponibilidad de suelo para construir nuevos edificios, ha llevado a la Generalitat y a los ayuntamientos a colocar un total de 1.017 módulos prefabricados (siete más que el curso pasado). De los 15 centros que se estrenan, 11 estarán íntegramente ubicados en barracones.

Y aunque con los 71.175 profesores presupuestados para este 2017-2018 se ha superado el número de docentes que había antes de la crisis, según informó la Generalitat, Catalunya todavía no destina a educación (ni de lejos) el 6% del PIB que prevé la ley autonómica del 2009, denunció el MUCE.

0 Comentarios
cargando