Ir a contenido

EL ACCESO A LA UNIVERSIDAD

Los alumnos de Ciencias no tendrán que hacer Filosofía en la selectividad

La materia pasa a la fase específica para Ciencias Sociales, Arte y Humanidades

Las pruebas del 2018 examinarán a todos los estudiantes de Historia de España

El Periódico / Barcelona

Los alumnos de Ciencias no tendrán que hacer Filosofía en la selectividad

ALBERT BERTRAN

El Consell Interuniversitari de Catalunya (CIC) ha acordado que la asignatura de Historia de la Filosofía, que hasta este año ha sido una materia de la fase general de la selectividad (es decir, todos los estudiantes tenían que cursarla en segundo de bachillerato), pasará a ser, en las pruebas de acceso a la universidad del 2018, solo una asignatura de la fase específica para aquellos alumnos que vayan a estudiar carreras de Artes, de Humanidades o de Ciencias Sociales. Esto significa que los estudiantes que opten a grados universitarios de ciencias o ingenierías van a quedar exentos de tener que examinarse de esta materia.

Hasta este año, en la fase general de la selectividad los alumnos podían escoger examinarse entre Historia de la Filosofía e Historia. Ahora, pues, todos tendrán que hacer Historia, concretamente Historia de España, además de las obligatorias de Lengua Catalana, Lengua Castellana, Lengua Extranjera y la asignatura de modalidad.

Pese a ello, el CIC, un organismo que integran la Generalitat y las 12 universidades catalanas, asegura que la medida servirá para dar mayor relevancia a la Filosofía, ya que, al pasar a ser asignatura de la fase específica, tendrá más valor a la hora de ponderar para la nota final.  En esta fase específica, los estudiantes pueden examinarse de hasta tres materias de modalidad a elegir entre más de una veintena de asignaturas. Con las dos mejores calificaciones -una vez ponderadas y obtenidas en materias vinculadas a los estudios que se quieran cursar-, se calcula la nota de admisión que puede llegar hasta los 14 puntos.

Unas pruebas más competenciales

La secretaria general del CIC, Mercè Jou, ha explicado este miércoles que "hace tiempo que se está haciendo una profunda reflexión de cómo deberían ser las pruebas de acceso a la universidad manteniendo el objetivo fundamental de las pruebas de acceso a la universidad: ser un sistema de acceso basado en el mérito, la capacidad y, sobre todo, la igualdad de oportunidades".

El objetivo es, según Jou, "ir avanzando hacia un modelo de exámenes más centrado en evaluar competencias que conocimientos, ya que es el enfoque coherente con la manera en que las materias se imparten tanto en bachillerato como en la universidad".

El CIC ya tiene alguna experiencia en marcha como, por ejemplo, en la materia de Biología o en los exámenes de las pruebas de aptitud personal (PAP) para acceder a los grados de Educación, ha recordado Jou. El nuevo enfoque que se le quiere dar a la Filosofía, ha subrayado la secretaria del consejo interuniversitario, "es necesario para ir ajustando los pesos de las diversas materias en función de los estudios a los que se quiere acceder".

Según la secretaria general del CIC, "este proceso de adaptación se debe hacer con cuidado y debe contar con la complicidad de todos los ámbitos implicados, el universitario y el de educación secundaria".

Cambios en el acceso a Arquitectura

Además de la nueva configuración de la asignatura de Historia de la Filosofía, la selectividad del 2018 también introducirá novedades y nuevas ponderaciones para el acceso a los grados de Arquitectura, donde las materias de Fundamentos de las Artes, Historia del Arte, Diseño y Dibujo artístico tendrán una ponderación de 0,2 puntos, mientras que en las de Cultura Audiovisual y Geografía la ponderación será de 0,1. No ponderarán para el acceso a estos grados las asignaturas de Biología, Electrotecnia y Química.

La ponderación en las PAU del 2018 de Historia de la Filosofía y de las asignaturas para acceder a los grados de Arquitectura ya ha sido comunicada a los directores de los institutos catalanes de secundaria.

0 Comentarios
cargando