30 sep 2020

Ir a contenido

Un perro detecta un rastro en el pantano de Susqueda

Los submarinistas peinarán la zona acotada por el animal, especializado en entornos acuáticos

Una embarcación rastrea el perímetro del pantano de Susqueda, ayer.

Una embarcación rastrea el perímetro del pantano de Susqueda, ayer. / ACN / MARINA LÓPEZ

Un perro de los Bomberos especializado en entornos acuáticos ha detectado un rastro en la zona del pantano de Susqueda donde fue hallado el coche de los dos jóvenes del Maresme desaparecidos desde la semana pasada. El animal, ha explicado Jordi Martín, jefe de guardia de la región de emergencias de Girona, "detecta emanaciones de olores a través del agua" y ha acotado una zona en la que este viernes continuará la búsqueda. El can se ha incoporado este jueves al operativo de búsqueda.  

Según Martín, la zona marcada por el perro ya la han rastreado submarinistas en días anteriores, pero ahora lo harán con más efectivos y siguiendo una técnica más exhaustiva. El método consiste en extender una cuerda de un metro y medio y situar un submarinista en cada extremo, de tal manera que peinarán el fondo de esta parte del embalse. "De esta manera se descarta que en algún punto haya alguna cosa destacable", ha indicado Martín. la profundidad del área donde se realizará esta búsqueda es de 35 metros y el lecho está lleno de vegetales y lodo. Submarinistas de la Guardia Civil, los Mossos d'Esquadra y los Bomberos serán los encargados de llevar a cabo la tarea.

Además, conjuntamente con los ayuntamientos de Susqueda y Osor, los miembros del equipo de rescate organizarán una batida a pie para peinar la pista forestal de unos cuatro kilómetros que conduce hasta el lugar donde fue hallado el coche. En ella participarán conocedores de la zona como excursionistas y cazadores. 

El jefe de guardia de los Bomberos en Girona, Joaquim Vilardell, ha aclarado que "es un terreno con mucha pendiente y complicado, los caminos de acceso son muy malos y el bosque muy espeso; en general, las complicaciones del terreno y la mala visibilidad bajo el agua dificultan las tareas de búsqueda".

El accidente y el suicidio están prácticamente descartados como explicaciones de la enigmática desaparición de los jóvenes de 21 y 23 años, y la huida voluntaria cada vez parece una opción más lejana.