Ir a contenido

Un año desaparecida

La madre de Diana Quer: "Cambiaría mi vida por la de mi hija"

Interviú habla con la madre de la desaparecida cuando se cumple un año del suceso

Diana Lopez-Pinel, la madre de Diana Quer.

Diana Lopez-Pinel, la madre de Diana Quer. / LAVANDEIRA JR

'Interviú' ha entrevistado a la madre de Diana Quer cuando se cumple un año de la desaparición de su hija en A Pobra de Caramiñal (A Coruña) el 22 de agosto de 2016. En la entrevista, Diana López-Pinel ha valorado los datos recabados hasta el momento por la Guardia Civil. Como los investigadores, la mujer cree que, la madrugada en la que se perdió su rastro, Diana subió a un coche con sus secuestradores: “Es una niña bastante ingenua, pienso que se subió a ese coche, pero no creo que conociera a quien se la llevó”.

López- Pinel ha enviado un mensaje a quienes podrían tener retenida a su hija: “Tarde o temprano os van a encontrar, no tengáis la menor duda”. Y ha añadido: “Si fuera posible y Diana estuviera retenida en algún lugar, cambiaría mi vida por la suya en un segundo”.

Un mensaje de Whatsapp

Diana Quer López-Pinel, de 18 años, regresaba andando a su casa de verano en A Pobra do Caramiñal (A Coruña) el 22 de agosto de 2016. A las 2.40 de la madrugada escribió un mensaje de Whatsapp a un amigo suyo alertándole de que un “gitano”, uno de los feriantes que había acudido a trabajar a la verbena del pueblo aquella noche, la estaba llamando y la estaba “acojonando”. Dos minutos después añadió a la conversación que la había acosado: “Morena, ven aquí”. Su amigo le preguntó entonces qué le había contestado. Diana ya no ha dado más señales de vida. Hasta hoy.

Un año después de la desaparición de la joven madrileña, la Guardia Civil ha hecho miles de gestiones y tiene una hipótesis que es la que sigue considerando más probable. Un coche ocupado por “al menos” dos hombres abordó a Diana poco después de que ella enviara esos mensajes, cuando iba hacia su casa. A las tres menos siete minutos, el teléfono móvil de Diana estaba ya en Boiro; a las tres menos dos minutos, en Taragoña, donde sus secuestradores lo lanzaron a la ría. 

Los cuatro minutos perdidos de Diana Quer

La vida de Diana Quer cambió en cuatro minutos la noche en la que desapareció. La Guardia Civil investiga ese espacio de tiempo después de que la señal del teléfono móvil de la joven revelara que, entre las 2.42 y las 2.46 horas de aquella madrugada, Diana estuvo en un mismo punto de A Pobra de Caramiñal con sus secuestradores, antes de iniciar el trayecto hacia Boiro y Taragoña.

Es el mayor periodo de tiempo donde su teléfono no se mueve, por eso los investigadores creen que es determinante saber qué ocurrió entonces para resolver el caso. 

Una familia desolada

La madre explica que se encuentra "desolada" y que desde entonces, "la vida se le ha "roto". Afirma además que tanto Valeria, la hermana de Diana, como ella, han tenido que recibir ayuda psicológica porque se trata de una situación "muy difícil" la que han tenido que vivir. 

"Pido a Dios diariamente que nos traiga a Diana a casa", confiesa la madre. "Creo en la justicia, pero fundamentalmente creo en la justicia divina", añade.

En respuesta a qué posibles errores recomienda evitar a otros padres o familiares que se vean en una situación similar a la que tuvo que vivir su familia, la madre ha respondido que "no esperen a denunciar. Que lo hagan cuanto antes y que aleccionen a sus hijos sobre los riesgos que pueden correr porque muchas veces, los niños y los adolescentes no saben qué tipo de gente puede haber en la calle y toda precaución es poca".